Zapatero y Solbes: Dos memorias enfrentadas

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

ZP Solbes

Solbes acusa a Zapatero de haberle ninguneado y de desoír sus avisos sobre el déficit, mientras el expresidente le ignora en su libro y se justifica

01 dic 2013 . Actualizado a las 18:51 h.

Los dos libros tienen en común que sirven a sus autores para justificar sus decisiones durante la crisis y eludir al máximo sus responsabilidades. Pero los períodos que abarcan solo coinciden en algo más de 15 meses y de forma tangencial. El dilema, de José Luis Rodríguez Zapatero, parte de los recortes de mayo del 2010 con saltos hacia atrás, al 2008 y al 2009. Recuerdos, de Pedro Solbes, abarca sus 40 años de servicio público y termina con su salida del Gobierno el 7 de abril del 2009. El expresidente cita a Solbes en cinco ocasiones y de pasada. El libro de su vicepresidente económico está repleto de alusiones críticas a su jefe. Aunque lo ha negado, es un claro ajuste de cuentas.

¿Por qué no utilizaron la palabra «crisis»?

Ambos evitaron usarla cuando era ya un hecho incontestable. Zapatero no habló de crisis hasta julio del 2008 pese a que algunos de sus colaboradores, que no identifica, eran partidarios de que lo hubiera hecho antes. Lo califica de «error», pero lo minimiza al señalar que no afectó a su reacción. Solbes justifica que evitara hablar de crisis en su debate electoral con Pizarro por «prudencia» y dice que empleaba «desaceleración» porque era la opción que prefería Zapatero, que «rehuía las malas noticias incluso tras el período electoral».

¿Por qué se quedó Solbes en el Gobierno?

Considera que su «gran error» fue seguir de vicepresidente en el 2008, ya que las discrepancias que había tenido con Zapatero en la primera legislatura le habían demostrado que «su visión de la economía» era distinta. Revela que ya entonces pensó en dimitir. Su argumento para justificar que se quedara es que sabía que la situación iba a empeorar, aunque no creía que tanto, y podía ser útil en el Gobierno. Zapatero aduce que su compromiso con él era que continuara solo un año más.