Rajoy avisa a Cataluña con el caso escocés en presencia de Hollande

España y Francia reafirman su apuesta por la unión bancaria europea


Redacción / La Voz

Los presidentes del Gobierno español y de la república francesa reafirmaron ayer el frente de los países del sur de Europa a favor de una reorientación más efectiva de las políticas comunitarias que impulsen el crecimiento económico y el empleo,

así como su decidida apuesta por avanzar hacia la unión bancaria en la UE. Este fue el principal contenido político de la 23.ª cumbre hispano-francesa. Pero el jefe del Gobierno español, Mariano Rajoy, aprovechó la presencia a su lado del presidente galo, François Hollande, para ir un poco más allá en su otro gran tema de preocupación: el desafío soberanista catalán. Se apoyó en la respuesta que el portavoz comunitario dio el martes a la hoja de ruta independentista presentada por el presidente escocés, Alex Salmond, para advertir a Cataluña de que la escisión conllevaría la salida de la UE.

«Si una parte del territorio del Estado miembro se escinde, este nuevo Estado independiente se convertiría en tercer país respeto a la UE y no se le aplicarían los tratados; esto tiene muchas consecuencias económicas, de moneda, de mercado, de inmigración y de fronteras», enfatizó Rajoy haciendo suyas las palabras del portavoz comunitario para avisar a los nacionalistas catalanes. Los ciudadanos, tanto los escoceses como los catalanes, dijo, «tienen derecho» a disponer de esa información cuando se plantean las aventuras independentistas.

Frente al argumento de Artur Mas de que esas advertencias son únicamente mensajes catastrofistas para amedrentar a los ciudadanos, Rajoy recordó que, una vez fuera de la UE, cualquier territorio escindido de un país miembro deberá «solicitar la entrada» y esta tendría que ser aceptada posteriormente por unanimidad de los Estados miembros.

A su lado, Hollande, preguntado sobre esta misma cuestión, optó por una respuesta diplomática, pero que respalda la posición del Gobierno. «Es un tema interno de España y es competencia de su soberanía exclusivamente, y no tengo nada más que comentar al respecto», dijo.

Estimular el crecimiento

A la cumbre hispano-francesa celebrada en la Moncloa asistieron, además, la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría, el primer ministro galo, Jean Marc Ayrault, y cinco ministros de cada Gobierno. El cierre de filas fue rotundo respecto a la postura de ambos países en materia de política económica. Las dos partes coincidieron en que las instituciones de la UE «pueden y deben hacer más, más rápido y más eficazmente» en la adopción de medidas que estimulen el crecimiento económico y la creación de empleo. Destacaron que la crisis del euro es ya pasado y no debe repetirse nunca más. Para ello, señalaron, «debemos cumplir en tiempo y forma con la hoja de ruta acordada por el Consejo Europeo para la reforma de la unión económica y monetaria, y en concreto para la unión bancaria».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Rajoy avisa a Cataluña con el caso escocés en presencia de Hollande