E. C.
Madrid / La Voz

El PSdeG no consiguió exportar su modelo a toda España. Los socialistas gallegos llevaron a la conferencia política la propuesta de elección de los secretarios generales por el sistema de primarias, al estilo del proceso llevado a cabo en Galicia para designar a José Ramón Gómez Besteiro. La propuesta fue debatida, pero la dirección impuso su criterio de no aplicar ahora ese procedimiento y posponer su posible aprobación al próximo congreso nacional del partido. El secretario de Organización, Óscar López, rechazó de nuevo que lo que se celebró en Galicia fueran unas primarias y aseguró que el Comité Federal ya dejó claro que el voto directo de los militantes gallegos «no tuvo validez», por lo que cualquier candidato que se hubiera presentado al Congreso del PSdeG podría haber sido elegido aunque no se hubiera presentado a esas primarias.

Galicia ya hizo su trabajo

Antes de que se celebrara ese debate y votación, el líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, reivindicó la experiencia de los socialistas en la organización de un proceso de primarias, que consideró «muy saludable», y que recomendó no solo al PSOE, sino a todas las fuerzas políticas para que sus respectivas militancias tomen la voz. «Galicia en eso ya hizo su trabajo», señaló. Besteiro tuvo durante la conferencia un cordial y simbólico encuentro con la andaluza Susana Díaz, otra de las candidatas socialistas elegidas mediante primarias, aunque en su caso no de manera directa por la militancia. La diputada gallega Laura Seara defendió también que de las primarias «había que hablar y se ha hablado» y se mostró convencida de que el PSOE establecerá una hoja de ruta que marcará los pasos para elegir al secretario general en unas primarias que consideró «irreversibles». Seara se mostró orgullosa de que los socialistas gallegos hayan marcado «un hito en la historia del socialismo español» al permitir que sea la militancia la que elija a su secretario general. Algo que, a su juicio, refuerza no solo a Besteiro sino también al partido y a sus militantes. «Si nosotros nos nos acercamos a la gente, la gente por sí sola no tiene por qué acercarse a nosotros», señalo Seara, la única representante del PSdeG que presidió una de las cuatro mesas de trabajo en la conferencia.

Alfredo Pérez Rubalcaba llevaba tiempo preparando la conferencia y no dejó nada al azar. A primera hora se dejaba ver tomando café junto a la andaluza Susana Díaz y el catalán Pere Navarro. La intención era dar las apariencia de que las tensiones se habían diluido. Y esa fue la tónica general de la conferencia. De cara al exterior, todo fueron sonrisas, bromas y abrazos en el cónclave. Pero, de puertas adentro, hubo un dura pugna entre los críticos y la dirección hasta cerrar un mínimo acuerdo.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

El PSdeG no consigue que se elija al secretario general en primarias