España asegura que si se confirma el espionaje podría romper la confianza

Exteriores ha transmitido al embajador de EE.UU. en Madrid su «seria preocupación». La NSA espió en un mes 60 millones de llamadas telefónicas en España


El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, dijo hoy que España ha transmitido al embajador de EEUU en Madrid, James Costos, su «seria preocupación» por las informaciones sobre el supuesto espionaje estadounidense que, «de confirmarse», podría suponer «la ruptura del clima de confianza» entre ambos países.

García-Margallo hizo estas declaraciones en la rueda de prensa conjunta que ofreció junto al ministro polaco de Asuntos Exteriores, Vladyslav Sikorski, en la que insistió en que de momento España «no tiene constancia oficial» de ese presunto espionaje.

Explicó que el secretario de Estado de la UE, Iñigo Méndez de Vigo, el representante del Gobierno español que se reunió con Costos para pedirle explicaciones, le transmitió al embajador la «seria preocupación» de España por las informaciones de los medios de comunicación que, «de confirmarse», supondrían una «práctica inaceptable entre países socios y amigos».

Según publicó hoy el diario El Mundo, que cita parte de los documentos filtrados por el exanalista Edward Snowden, la Agencia de Seguridad Nacional de EEUU (NSA) espió más de 60 millones de llamadas telefónicas en España entre el 10 de diciembre de 2012 y el 8 de enero de 2013.

«Hemos pedido al embajador, como en dos ocasiones anteriores, que facilitase al Gobierno la información necesaria sobre este asunto que, de confirmarse, podría suponer la ruptura del clima de confianza que tradicionalmente ha presidido las relaciones entre ambos países», subrayó el ministro español. Informó de que Costos se ha comprometido a pedir a su Gobierno información de lo qué ha pasado y transmitirla a España en cuanto la tenga.

Derecho a la privacidad a la intimidad

El ministro señaló la importancia de que las actuaciones que España ponga en marcha se realicen en el ámbito bilateral y en el marco de la UE, y por ello, explicó, decidió mantener este viaje a Polonia, Lituania y Estonia.

«El consenso europeo es una de las líneas de actuación básicas de la diplomacia española», añadió.

Recordó las iniciativas puestas en marcha en la UE a raíz de estas informaciones y añadió que también ha hablado de este asunto con los ministros de Exteriores de Europa, con algunos presencialmente -como es el caso del polaco hoy- y con otros por teléfono.

El ministro español reiteró además que la privacidad y el derecho a la intimidad son un derecho protegido por la Constitución.

Después de que hace unos días dijera que él lleva un año y medio sin hablar por teléfono, García-Margallo matizó hoy que nunca habla de temas internacionales con su móvil sino que lo hace por otros teléfonos «más seguros».

Por su parte, el ministro polaco de Asuntos Exteriores señaló que habló con García-Margallo sobre este asunto y «hasta qué punto es un tema de carácter bilateral o multilateral» que deba ser «elevado y tratado en el seno de las relaciones entre Estados Unidos y la Unión Europea».

«Nosotros estamos también preocupados por cómo asegurar y afianzar la seguridad de datos de nuestros ciudadanos, personales y el derecho a la privacidad», añadió Vladyslav Sikorski.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

España asegura que si se confirma el espionaje podría romper la confianza