La violencia machista se reproduce

Los casos registrados entre adolescentes aumentaron un 33 %, pese a que las menores tienen dificultades para detectar cuándo se las intenta someter


redacción / la voz

Los casos de violencia machista entre adolescentes aumentaron un 33 % en el 2012, según el último estudio anual de la Fiscalía General del Estado. Es decir, de las 473 diligencias incoadas en el 2011, un año más tarde se ha pasado a 632. Los datos de años anteriores que maneja el Consejo General del Poder Judicial revelan un incremento alarmante desde el 2008, con 114 jóvenes enjuiciados por violencia machista, hasta el 2011, con 172 casos. Un incremento del 50,8 %.

¿A qué responde el aumento?

La Fiscalía señala que en la mayoría de los casos los menores reproducen roles característicos de la violencia contra la mujer en adultos. Desde la asociación Mujeres Progresistas opinan que ahora afloran más casos y los más graves. La catedrática de Psicología Evolutiva de la Universidad Complutense, María José Díaz-Aguado, cree que ese incremento puede responder a que los adolescentes tiendan más a pedir ayuda, y puntualiza que el incremento siempre depende de los indicadores que se observen. Pero «una sola víctima ya es demasiado», concluye.

¿Los jóvenes denuncian más o menos?

El informe de la Fiscalía del 2007 reveló que las mujeres entre 18 y la treintena denuncian más, aunque sufren menos violencia machista. Es decir, a menor edad aguantan menos y toleran menos. Díaz-Aguado considera que eso coloca a las adolescentes en situación de riesgo, por lo que necesitan más protección. Después de las amigas, la primera persona a la que acude una adolescente es a la madre y tienen que saber que pueden obtener información en el 016 para interpretar un posible problema, recalca. La presidenta de la Federación de Mujeres Progresistas, Yolanda Besteiro, asegura que las adolescentes denuncian menos por las dificultades que tienen para detectar la violencia de género y por las dificultades en saber a quién tienen que acudir.

¿Qué medidas adopta la Fiscalía en casos extremos?

Habitualmente, la libertad vigilada o la prohibición de acercarse o comunicarse con la víctima. Considera el máximo órgano de fiscales que es lo más efectivo, porque se rompe «la fragilidad de los lazos afectivos subyacentes».

¿Es más frecuente en algunos estratos sociales o en una cultura?

Los expertos coinciden en que hay casos de violencia machista en cualquier capa de la sociedad. Sin embargo, en algunas culturas, como la latina, es más difícil identificar la violencia machista, apunta la presidenta de Mujeres Progresistas, porque el rol de la mujer fue siempre de sumisión al hombre.

¿Y por edades?

Los sustratos de la violencia, el control de la pareja y la sumisión de la víctima es común en todas las edades. Lo que cambia son sus formas. En los adolescentes, es el uso de las nuevas tecnologías el arma a combatir, coinciden los expertos. Hay registrados casos en los que el chico no quiere que la chica vista minifalda, y le pide que le envíe una foto para saber cómo va vestida. Otro caso grave que consta en la Federación de Mujeres Progresistas es el de un chico que amenaza a una joven, después de haber roto la pareja, con colgar en Youtube la grabación de una relación íntima, para someterla.

¿Cómo contrarrestar las nuevas tecnologías?

Hay que hacer conscientes a los menores del riesgo que tienen porque ellos tienen dificultades para anticiparlos, como con las drogas. La escuela y la familia son cauces privilegiados para ayudarles, opina Díaz-Aguado.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La violencia machista se reproduce