El empresario que acusó a Fabra cambia su versión y lo exculpa

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente MADRID / LA VOZ

ESPAÑA

El dirigente popular dice que siempre ha funcionado con la «caja familiar»

04 oct 2013 . Actualizado a las 01:58 h.

El juicio que se sigue en la Audiencia Provincial de Castellón contra Carlos Fabra por cohecho, tráfico de influencias y cuatro delitos fiscales dio ayer un vuelco inesperado y extraño. El empresario Vicente Vilar, que fue quien destapó el caso al revelar que le había pagado en dinero negro a cambio de sus gestiones ante los ministerios de Agricultura y Sanidad del Gobierno de José María Aznar con el objetivo de agilizar la concesión de licencias para sus productos fitosanitarios, se desdijo de su acusación.

Su nueva versión fue que no le hizo ningún pago y que presentó la querella con la que se inició la causa contra Fabra en diciembre del 2003 por un «cabreo» al no prestarle apoyo cuando su mujer lo denunció por violación, por lo que actualmente cumple condena. Aseguró que no quiere «meter a Carlos en un lío que no se merece».

Vilar declaró que fue su exmujer, Montserrat Vives, la que efectuó dos pagos a la exesposa de Fabra, Amparo Fernández, a las que calificó como «codiciosas». En concreto, uno de 30 millones de pesetas (180.000 euros), en un maletín negro, y otro de de 25 (150.000 euros), en bolsas de plástico, en «agradecimiento» y porque «había llegado a la conclusión de que con ella iba a llegar muy lejos».