La Audiencia Nacional avala las escuchas que dieron origen al caso Gürtel


Aquellas largas horas de conversaciones y confesiones entre Francisco Correa, cerebro del caso Gürtel, y su entonces amigo José Luis Peñas, exconcejal del PP en Majadahonda (Madrid), que este grabó por despecho y que en febrero del 2009 permitieron destapar la trama corrupta, seguirán formando parte del sumario hasta la celebración del juicio. La Audiencia Nacional tumbó ayer el último intento de una decena de imputados, entre ellos Correa, su número dos Pablo Crespo y el extesorero del PP Luis Bárcenas, de anular estas grabaciones, lo que en la práctica hubiera vaciado el caso Gürtel.

La sección cuarta de la sala de lo Penal argumenta que estas escuchas en las que Correa hablaba del dinero que había llevado a la sede del PP o de los tejemanejes con el propio «Luis el Cabrón» no se pueden equiparar a la técnica periodística de la «cámara oculta», prohibida por el Tribunal Constitucional, «puesto que en este caso no ha mediado el engaño ni la presión ni se han extraído datos que afecten a la zona más intrínseca de la personalidad» de los imputados. El tribunal considera que la grabación por uno de los interlocutores de la conversación no conculca el derecho constitucional del derecho a la intimidad, puesto que no es una conversación «de otro» sino «con otro». «No hay violación alguna del secreto de las comunicaciones», señala el auto.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Audiencia Nacional avala las escuchas que dieron origen al caso Gürtel