Rajoy elude respaldar a Wert

Soraya Rodríguez le ha reprochado al presidente que mantenga al ministro de Educación y que no hable de Gürtel en sede parlamentaria


Mariano Rajoy ha tenido una mañana cómoda en el Congreso. Dos de las tres preguntas que le han formulado los grupos parlamentarios han versado sobre asuntos muy locales. Adolfo Salvador, de UPN, le ha pedido que se pronuncie sobre si considera que el régimen foral de Navarra es insolidario con España y medita cambiarlo y Aitor Esteban, del PNV, sobre la decisión del los ayuntamientos Condado de Treviño de promover su inclusión en Álava y, por lo tanto, dejar de pertenecer a Burgos. Rajoy ha despachado ambas cuestiones con las generales de la ley, es decir, ha remitiéndose en ambos casos a la legislación vigente.

El interés informativo se ha centrado en el primer cuerpo a cuerpo entre la portavoz del PSOE, Soraya Rodríguez, y el presidente del Gobierno. Rodríguez ha sustituido a Alfredo Pérez Rubalcaba, que se encuentra en Bruselas participando en un acto con los socialistas europeos donde explicará y defenderá su acuerdo con Rajoy en materia de política europea.

Rodríguez, de entrada, ha devuelto al cajón el guante blanco y ha empleado un todo más crítico que el exhibido por el líder del PSOE en sus últimos cara a cara entre Rajoy y Rubalcaba.

Rodríguez le ha interpelado por los recortes sociales. «A pesar el maquillaje de las cifras el gasto social ha disminuido tres puntos en 16 meses, pese a que usted prometió que iba recortar todos menos educación, sanidad y pensiones», ha indicado la portavoz socialista que, a continuación, ha cambiado el paso y ha introducido en su intervención varios asuntos de actualidad. «¿Por qué esta reforma educativa, dónde quiere mandar a los estudiantes con menos recursos en un país con un 60% de paro juvenil», ha recalcado la diputada socialista.

Rodríguez ha acusado a Rajoy de defender «ideas retrógadas» y ha asegurado que el responsable de esta reforma no es José Ignacio Wert «es usted, presidente, porque usted lo nombró ministro y usted no lo ha cesado ni lo devuelve a las tertulias de donde nunca debió salir». Pero aún le quedaba munición para retar al jefe del ejecutivo a comparecer en sede parlamentaria para explicar «los escándalos del caso Bárcenas» y el por qué los dirigentes del PP acumulan sueldos ante el estupor ciudadano.

Rajoy no ha pisado ninguno de estos charcos y se ha mantenido fiel al guión de su respuesta. Tampoco ha aprovechado esta ocasión para defender o arropar al ministro Wert, muy criticado por su reforma educativa.

El presidente del Gobierno, como si Rodríguez no fuera una digna rival parlamentaria, se ha limitado a recalcar que su Ejecutivo se ha centrado en «reducir el déficit público de manera equitativa, subiendo las pensiones, manteniendo el servicio del desempleo y manteniendo los servicios básicos». Ni una sóla mención a Wert o al caso Bárcenas, la parte mollar de la respuesta de Rajoy se sustentado en la herencia recibida tras el mandato de José Luis Rodríguez Zapatero. «El mayor recorte social fueron los 3,3 millones de españoles que se quedaron sin empleo entre 2008 y 2011».

Newsletter Educación

Recibe todas las semanas la información más relevante sobre educación

Votación
2 votos

Rajoy elude respaldar a Wert