Las comarcas pirenaicas evalúan los daños de las inundaciones

Efe

ESPAÑA

Se prevé que hoy puedan regresar a sus domicilios los más de 300 evacuados en el Valle de Aran

19 jun 2013 . Actualizado a las 21:36 h.

Las comarcas pirenaicas de Lérida y Huesca, afectadas por el desbordamiento de ríos, han empezado hoy a recuperar la normalidad mientras evalúan los daños causados por las aguas desbordadas que el martes destrozaron casas e infraestructuras, y obligaron a evacuar a casi 700 personas. Carreteras y puentes dañados, cortes en el suministro de luz y agua potable, así como algunos pueblos aislados era el balance de casi 24 horas de riadas e inundaciones provocadas por los caudales de los ríos, que se desbordaron a causa de intensas lluvias y el deshielo de las montañas.

En la comarca del Valle de Aran, una de las zonas más afectadas, el río Garona, que sembró la devastación en diversas poblaciones, ha comenzado hoy a bajar de nivel y se prevé que la situación a lo largo de su cauce se normalice en las próximas horas. Al día siguiente de las inundaciones, municipios leridanos como Les seguían aislados ante la imposibilidad de llegar por carretera a estos núcleos por los destrozos en las vías cercanas al río.

El conseller de Interior de la Generalitat de Cataluña, Ramon Espadaler, que ha visitado la comarca, ha explicado que la mayor preocupación en esta zona era el suministro de agua potable y ha informado de que, tras mejorar las condiciones climáticas, se había rebajado de emergencia a la fase de alerta el plan Inuncat. Se prevé que a lo largo del día puedan regresar a sus domicilios los más de 300 evacuados que han pernoctado en hoteles u otras residencias en el Valle de Aran. A mediodía, el suministro de agua estaba interrumpido en buena parte de la ciudad de Vielha, así como en varios pueblos, con afectaciones a las cañerías, a las captaciones y a los depósitos, que, según el conseller, «no serán de fácil reparación».