Madrid / La Voz

Mariano Rajoy y Alfredo Pérez Rubalcaba tienen ya cerrado su primer gran pacto de la legislatura. El presidente del Gobierno acudirá a Bruselas al próximo Consejo Europeo a defender los intereses de España mediante una posición consensuada con el secretario general del PSOE. Ambos líderes escenificaron ayer su acuerdo durante una sesión de control de guante blanco en la que dejaron claras sus coincidencias sobre la política que conviene a España. Después, cerraron las líneas maestras del pacto durante una larga conversación telefónica.

Pese al deseo del Ejecutivo de ampliar el acuerdo a otras materias, el pacto afectará exclusivamente a Europa. Gobierno y PSOE tratarán ahora de sumar a este consenso al mayor número posible de grupos de la Cámara. Para ello, los portavoces del PP y el PSOE, Alfonso Alonso y Soraya Rodríguez, han convocado para hoy a todos los demás partidos para presentarles el texto que redacten, pero no descartan hacer modificaciones o incorporar las propuestas de otros grupos parlamentarios.

El tiempo apremia, dado que el Consejo Europeo se celebra los próximos 27 y 28 de junio. La idea es que la junta de portavoces del martes califique ya el texto acordado entre todos para presentar después una proposición no de ley en el pleno de la próxima semana, que sería aprobada por amplia mayoría. El Gobierno considera muy posible sumar a este consenso europeo a CiU, PNV y UPyD. Mucho más difícil parece que cuenten con el respaldo de Izquierda Plural (IU), que adelantó ayer que ni siquiera acudirá a la reunión convocada hoy por rechazar «el pacto del bipartidismo impuesto por los hombres de negro», o de ERC, que tampoco asistirá. Sí lo harán el resto de partidos, aunque no todos con igual entusiasmo. El secretario de Estado de la Unión Europea, Íñigo Méndez de Vigo, y el diputado del PSOE Juan Moscoso son los hombres que trabajan el acuerdo en la sombra y que ya han intercambiado papeles para elaborar el texto final.

Debate de guante blanco

A la espera del cierre definitivo del pacto, el debate de ayer entre Rajoy y Rubalcaba ofreció una imagen inédita. «Estoy de acuerdo», «coincido con usted», «hay coincidencias» fueron las expresiones que utilizaron para dejar claro que, en lo que respecta a Europa, la sintonía es casi total. El líder del PSOE solo se permitió sacar pecho diciendo que «la derecha europea ha empezado a cambiar su política» y que una muestra de ello es «la flexibilidad en los procesos de consolidación fiscal». «Es verdad que cuando asistí a mi primer Consejo Europeo, en enero del pasado año, solo se hablaba de consolidación fiscal», contestó Rajoy, que se felicitó de que la «senda» para corregir el déficit público sea «más sensata» que antes, «porque estamos en un momento de recesión».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Rajoy y Rubalcaba cierran su primer pacto de la legislatura