Rajoy sobre Aznar: «No comento opiniones de expresidentes del Gobierno»

Agencias

ESPAÑA

El pontevedrés dice en Bruselas que no cambiará el rumbo de su política. A lo largo del día, dirigentes del PP han salido al paso de las polemicas declaraciones del expresidente

23 may 2013 . Actualizado a las 00:13 h.

Las declaraciones que realizó el expresidente del Gobierno, José María Aznar,contra Rajoy durante una entrevista en televisión no recibirán respuesta del actual inquilino de la Moncloa: «Tengo por norma no comentar jamás las opiniones de expresidentes del Gobierno».

Asediado por la prensa con preguntas relativas a la tormenta política desatada en España y dentro del PP por las declaraciones de Aznar, Rajoy ha asegurado que no va a entrar en polémicas y que va a seguir con su política. Según el pontevedrés, «el rumbo marcado hay que mantenerlo» y no va a «cambiar la política» porque si no estaría «engañando» a los españoles.

Rajoy fue preguntado hasta en cinco ocasiones si había visto la entrevista y cuáles eran sus comentarios, aunque no quiso pronunciarse.

La polémica entrevista de Aznar había provocado a lo largo de la jornada la respuesta de algunos de los dirigentes del Partido Popular. El presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo considera que «el PP ha sido leal con el presidente Aznar, es leal con el expresidente Aznar y tiene una lealtad inquebrantable con el presidente Rajoy. El expresidente ha dado sus ideas, le preocupa España, pero eso no significa para nada una vuelta hacia lo pasado, el problema de España es el futuro, el problema es el empleo y la gravísima crisis que debe gestionar el Gobierno».

El ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, Cristóbal Montoro, ha asegurado hoy que él «estaría encantado de bajar los impuestos ya» pero ha recalcado que «no hay margen en una recesión económica» como la que atraviesa España y ha añadido que las «añoranzas y melancolías» las deja «para otro día». «Lo digo para las voces que insisten en que hay que bajar impuestos ya. Les aseguro que yo estaría encantado de promover a la Cámara y a la sociedad española que bajemos impuestos ya, pero no hay margen», ha aseverado.

El ministro de Hacienda ha recalcado que las bajadas de impuestos de los Gobiernos del PP se decidieron cuando la economía crecía a un ritmo del 3 y el 4 por ciento del PIB y «ahora vamos a caer el 1,4 por ciento» por lo que el Ejecutivo está haciendo «una política tributaria que no llegue a mayor déficit o incluso a no poder sufragar el pago de prestaciones sociales básicas». «Esta es la cuenta. Las añoranzas y melancolías me las dejo para otro día, pero esta es la cuenta que tenemos que presentar al país», ha asegurado. «En esta vida, en la vida política, hay una frontera entre el querer y el poder, eso nos pasa a todos, en la vida privada igual. Hay muchas cosas que querríamos hacer pero no se pueden hacer, se harán en otro momento, cuando salgamos de esta crisis económica», ha concluido el ministro.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, que ha respondido a las preguntas de los periodistas en el Congreso que «respeta a todos y cada uno. España vive un momento muy difícil. Este Gobierno está trabajando para sacarlo adelante», dijo la vicepresidenta. «Agradecemos todas las aportaciones que se puedan hacer para que en este país se vuelva a crear empleo y se vuelva a crecer. En esto es en lo que estamos y eso es a lo que nos dedicamos», ha concluido.

Por su parte, el presidente del Congreso, Jesús Posada, ha mostrado su disconformidad con la posibilidad de que el expresidente José María Aznar pueda volver a la política diez años después de designar sucesor a Mariano Rajoy: «Las cosas se van para no volver y ahora los tiempos van por otro camino». En declaraciones en el Congreso, Posada ha señalado que «el paso del tiempo es inexorable». «Hay que cosas que tuvieron su momento y creo que los que estuvimos con él podemos estar muy orgullosos, pero las cosas se van para no volver», ha comentado quien fuera ministro con Aznar en la primera legislatura. A su juicio, los tiempos «van por otro camino», «ahora estamos en otra situación diferente en la que el partido debe estar, y yo creo que lo está, apoyando al presidente Rajoy en unos momentos muy difíciles en los que hemos salvado la intervención de España, que era lo verdaderamente peligroso. Ahora son tiempos difíciles y de lucha pero van por otro camino que no es el de Aznar». Preguntado entonces por qué el expresidente ha abierto la puerta a su refreso, en vez de descartarlos con naturalidad, Posada ha contestado: «Es que el ser humano es como es, y cada uno piensa lo que piensa de sí mismo. Yo digo mi opinión desde fuera, él opina visto desde si mismo, desde dentro».