Aznar critica la «lánguida resignación» de Rajoy y le exige bajar los impuestos

El expresidente niega haber recibido sobresueldos y dice que los únicos sobres que conoció fueron los fondos reservados que tenía Felipe González. Aznar no descarta su vuelta a la política por «responsabilidad»


José María Aznar ha cuestionado este martes la gestión del Gobierno de Mariano Rajoy, a quien le ha exigido una acción política más decidida y el cumplimiento del programa electoral con el que ganó las elecciones en noviembre de 2012, incluyendo una bajada de los impuestos.

Aznar ha sido muy rotundo contra el líder de su partido en una entrevista en Antena 3: «Hace falta cuidar a las clases medidas del país porque el castigo está siendo muy fuerte y bajar los impuestos».

A continuación Aznar ha recordado que en 1998, con el de presidente del Gobierno, el PP hizo una reforma fiscal y bajó los impuestos. «Espero que nadie lo dude», ha recalcado.

Aznar, que en un principio ha negado que estuviera reprochando nada a Rajoy, sí ha hecho una advertencia contra lo que ha llamado la «languidez de la resignación» y se ha mostrado contundente cuando le han preguntado qué le pide al Gobierno. «Me gustaría que actuara todos los días y ver un proyecto y una acción política con unos objetivos renovados», ha asegurado.

Al ser preguntado por si cree que esto precisaría la convocatoria de un congreso extraordinario del PP, el presidente de FAES se ha limitado a decir que en esto es «kennediano»: «No le digo lo que puede hacer por mí sino lo que yo puedo hacer por él». Asimismo, ha subrayado que los liderazgos se necesitan «en tiempo de crisis y de bonanza» y se ha mostrado convencido de la capacidad de los españoles para salir adelante.

Para ello, ha insistido, el Gobierno y el PP tienen que cumplir su programa electoral y «ejercer su mayoría», rechazando de esta forma que se llegue a un gran pacto de estado con el PSOE. «Con una mayoría tan amplia como la que tiene el PP lo que hace falta es que la mayoría ejerza», ha dicho antes de apoyar "pactos puntuales", pero nada más.

Para Aznar, sería una «error garrafal sustituir» ese mandato de las urnas por un nuevo programa de gobierno debido a un pacto entre PP y PSOE, un partido que, ha advertido, «está condenado a diluirse en partidos regionales si no recobra un discurso nacional». No obstante, ha aprovechado este asunto para volver a pedir a su partido que «no se contamine por esta dinámica».

Tras revelar que habla poco con Mariano Rajoy -solo en una ocasión ha tenido una charla tranquila en este año y medio de Gobierno-, ha señalado que se encuentra como millones de votantes del PP y que «no tiene utilidad» ahora hacerse la pregunta de si volvería elegir a Rajoy como su sucesor ya que éste es ahora presidente del Gobierno.

Dicho esto, ha afirmado que «nunca» se arrepiente de las decisiones que ha tomado y que lo que desea es que Rajoy acierte, lo que ha aprovechado para asegurar que con su retirada de la política activa demostró que su «ambición era limitada« y que no quería «perdurar» ni en la primera línea del partido ni del Gobierno.

Vuelta a la política

En la entrevista le han insistido a Aznar si se quedó más tranquilo tras la larga y única conversación mantenida con el presidente, a lo que ha respondido: «Estoy en la tranquilidad personal que me ve y en la preocupación como español que creo que comparte».

Sobre lo que habló con Rajoy, Aznar ha dicho que le dio su opinión sobre la situación del país y que ha resumido en cinco puntos, «incluidos todos en el mandato electoral que el PP recibió cuando ganó», y que ha resumido en hacer un Estado viable garantizando las instituciones del Estado, una reforma fiscal que disminuya impuestos, un pacto social que actualice a la nueva realidad política cuestiones como las pensiones y recuperar la posición política exterior de España.

Aznar ha insinuado este martes que podría volver a la política activa cuando se le ha preguntado hasta en dos ocasiones por esa posibilidad y ha asegurado que cumplirá con su «responsabilidad, con su «conciencia», con su partido y «con el país con todas sus consecuencias». La entrevista ha tenido una amplia repercusión y ha generado varios trending topic en Twitter.

Niega que haya recibido sobresueldos

José María Aznar ha negado haber recibido sobresueldos durante su etapa política y ha señalado que los únicos sobres que conoce son los de los «fondos reservados» del Ejecutivo de Felipe González, que terminaron «exactamente» cuando él llegó a La Moncloa.

Durante la entrevista, el expresidente popular ha reiterado en varias ocasiones que sólo ha percibido sueldos como diputado y presidente del partido y del Gobierno. «No percibí más retribuciones. Ni devengué ni percibí ninguna otra cantidad, y estoy convencido de que las cuentas del PP son las legales y declaradas ante el Tribunal de Cuentas», ha aclarado Aznar, quien ha señalado que fue «especialmente meticuloso en la presentación de sus cuentas».

«No he tenido ninguna otra retribución que no sean las declaradas en la Renta como presidente del partido y del Gobierno y diputado», ha dicho Aznar, también presidente de la FAES, e indicó que de todas formas «la cuestión» es si las retribuciones percibidas «son declaradas íntegramente» en la declaración de la renta. En cualquier caso, Aznar ha defendido en todo momento que no tiene «ninguna dificultad» en demostrar la procedencia de cada una de sus retribuciones y patrimonio y, en este sentido, aunque ha dicho que las declaraciones de la renta «son por naturaleza confidenciales» él personalmente no tiene «ningún problema» en explicar su contenido.

Incluso, Aznar ha explicado que durante su etapa como presidente del Gobierno «pagaba todos los años» una renta del 10 % «por vivir en La Moncloa». «No sé si el presidente de los Estados Unidos declara que vive en la Casa Blanca», apuntilló. Asimismo, el expresidente del Ejecutivo ha aclarado que «los únicos sobres» que ha conocido corresponden a «fondos reservados» en Moncloa durante la etapa de gobierno de Felipe González, con una «caja con 300.000 pesetas para gastos que se reponían cuando se agotaba» y que se acabó «el mismo día» en que Aznar llegó al Gobierno.

Sobre el pago de una parte de la boda de su hija por parte de implicados en la trama Gürtel, Aznar dice que parece «bastante normal» que los invitados hagan regalos a los contrayentes. Aznar atizó al diario que publicó la información, que según el expresidente lleva una campaña «de odio» contra él. «Temo que ese grupo empresarial pueda llegar a ser insolvente y no tenga dinero para pagar las condenas por esas informaciones», dijo Aznar en referencia a Prisa, propietaria de El País. «Primero publica una noticia que yo ideé un sistema para defraudar a Hacienda, lo cual es mentira. Luego dice que no, pero que era un sistema para pagar menos, y es mentira. Luego que se vulneró la ley de compatibilidades, mentira. Ahora que se hicieron regalos de una trama delictiva, mentira», ha dicho.

Insistió en sus críticas Aznar, que afeó la venta de Cuatro a Berlusconi. «Es un medio en una situación casi de bancarrota, que ha vendido su cadena Cuatro a un grupo, Mediaset, propiedad de Berlusconi, que en ese momento estaba procesado. Cómo se puede hablar de tramas delictivas cuando alguien después de acudir como invitado a una boda tiene algunos problemas con la justicia» se ha preguntado.

Durante la entrevista, conducida por Gloria Lomana y con la participación de los periodistas Victoria Prego y Francisco Marhuenda, Aznar abogó por una reforma fiscal «urgente» y bajar los impuestos. La destrucción de las clases medias está siendo «muy fuerte» y hay que recuperarlas, según el expresidente.

Votación
56 votos

Aznar critica la «lánguida resignación» de Rajoy y le exige bajar los impuestos