Feijoo tensa la cuerda como advertencia a Montoro

El ministro de Hacienda se ha dedicado a ningunear al presidente gallego, al que caricaturizó hace poco por pedir premios solo por cumplir con su deber


Madrid / La Voz

El 7 de octubre del 2011, viernes, Mariano Rajoy y Cristóbal Montoro reunieron en secreto en una sala del palacio de Ferias de Málaga a todos los barones populares. El PP celebraba allí su convención nacional. Faltaba poco más de un mes para unas elecciones generales en las que la victoria era segura. Algunos barones del partido entraron a esa cita con la lista de la compra para cada una de sus comunidades, dando por hecho que el Gobierno amigo los iba a regar de dinero. Pero salieron trasquilados. La agencia Fitch acababa de rebajar dos escalones la calificación de la deuda española. Y el PP entró en pánico. Montoro advirtió a los barones populares de que no comprometieran muchos gastos para el año siguiente porque iban a disponer de muy poco dinero. Sabía ya que habría que acometer un ajuste brutal en el gasto de las autonomías. Minutos después de salir de esa reunión, el presidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijoo, confesaba fuera de micrófono a La Voz su enorme temor a no poder colocar la deuda de Galicia en el mercado si las calificaciones de las agencias seguían cayendo. Y eso, unido a las noticias que acababan de recibir de Montoro, situaba a la comunidad, como a todas las demás, en situación de emergencia. Recortar gastos Feijoo se preparó para lo que se le venía encima. Y, a pesar de la segura presencia de un Gobierno amigo en Madrid, se aplicó a recortar gastos al máximo, con el coste político que ello implica, y a sanear las cuentas. Gracias a esa política pragmática, Galicia se convirtió después en una de las pocas autonomías que cumplieron el draconiano objetivo de déficit que fijó el Gobierno para el año 2012. Y en la que menos problemas tuvo luego para colocar su deuda en el mercado. El presidente gallego considera que, además de salvar a Galicia de un crac financiero, actuando así fue leal con un Gobierno que ya atisbaba los enormes problemas que le aguardaban. Y es precisamente por eso por lo que Feijoo tensa ahora la cuerda ante la intención del Gobierno de premiar a otras comunidades, del PP y del resto de los partidos, que fueron advertidas igualmente de lo que se les venía encima pero ignoraron los avisos y gastaron mucho más de lo que tenían. Cree que se debe tratar mejor a las que sí cumplieron. Montoro se ha dedicado a ningunear a Feijoo, al que caricaturizó hace poco por pedir premios solo por cumplir con su deber. Pero la tensión ante el trato de favor que el Gobierno va a dar a Cataluña se ha elevado tanto, que el propio Rajoy y el ministro de Economía, Luis de Guindos, han admitido que debe haber un mejor trato para las autonomías que se ajustaron al objetivo de déficit. De que Rajoy y De Guindos se acaben imponiendo al ministro Montoro dependerá que no asistamos a un insólito y duro enfrentamiento entre el Gobierno central y la Xunta. Los dos, del PP.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
40 votos

Feijoo tensa la cuerda como advertencia a Montoro