El PP impide que la ley contra los desahucios se vote en el Pleno del Congreso

La portavoz de la PAH dice que no pararán los escraches y que la propuesta del PP conduce al «caos social, económico y judicial»

Colpisa

En unos momentos en que crece la desafección de los ciudadanos hacia los políticos y en que se debate aprobar listas abiertas en las elecciones, la iniciativa legislativa que más apoyo popular ha recibido saldrá del Congreso sin debatirse ni votarse en el Pleno de la Cámara el texto final de la ley contra los desahucios.

Casi un millón y medio de firmas llevó ante el Congreso de los Diputados la Iniciativa Legislativa Popular (ILP) contra los desahucios y a favor de la dación en pago impulsada por la Plataforma de Afectados por la Hipoteca. El Partido Popular aceptó en el último minuto tramitarla pero lo ha hecho fusionando esa ILP con el real decreto ley aprobado por el Gobierno en un texto único que este martes recibió un rotundo rechazo por parte de todos los grupos de la oposición. Hasta tal punto se encontró el PP sin apoyo a su texto durante la reunión de la Ponencia del Congreso que propuso dar un nuevo plazo de una semana para presentar enmiendas y votarla de nuevo el martes próximo. Lo que sí ha rechazado el grupo popular en la Mesa del Congreso es la petición del PSOE y de otros grupos parlamentarios para realizar un debate y votación final en el Pleno del Congreso sobre el texto definitivo de la ley antidesahucios. Esta decisión se adoptó tras una serie de empates en el órgano de gobierno de la Cámara (el PP no disponía de su mayoría absoluta porque le faltaba uno de sus integrantes y el diputado de CiU se alineó con los socialistas). Tras varios empates a cuatro votos, se aplicó el reglamento que establece que, si no hay desempate, la iniciativa decae.

De esta manera, el texto final se aprobará en la Comisión de Economía, que tiene competencia legislativa plena, con el voto del PP y se remitirá directamente al Senado sin pasar por el Pleno.

Para la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, hurtar el debate en pleno es «una trampa inaceptable» que supone dar un «cierre en falso» y «por la puerta de atrás» a la iniciativa ciudadana que había sido tomada en consideración por unanimidad. El secretario general de CCOO, Ignacio Fernández Toxo, se preguntó si el PP temía que hubiera fuga de votos si lo llevaban al pleno y el líder de UGT, Cándido Méndez, lo calificó de «filibusterismo».

La PAH realizó nuevos escraches (protestas contra los diputados en sus viviendas o lugares de trabajo) este martes ante las sedes del PP.

La portavoz de la PAH, Ada Colau, negó este martes en rueda de prensa que acosen a los diputados del PP o miembros del Gobierno cuando se manifiestan ante sus casas. Colau calificó de «lamentable» la intervención del fiscal general del Estado en los escraches y advirtió que no pararán si no se incluyen las exigencias mínimas de la ILP en la ley. Para Colau, la propuesta del PP de la ley antidesahucios es «un fracaso anunciado y va a provocar un caos social, económico y judicial».

El proyecto de ley de protección de los deudores hipotecarios, de reestructuración de la deuda y del alquiler social presentado por el PP prevé la suspensión durante dos años de los desahucios de familias en especial riesgo de exclusión; limita los intereses de demora en las hipotecas sobre vivienda habitual a tres veces el interés legal del dinero (en estos momentos supondría un interés de demora del 12%); permite al notario suspender la venta extrajudicial de la vivienda si hay cláusulas abusivas; y eleva del 60% al 70% sobre la tasación el porcentaje de adjudicación del bien por el banco. Según este proyecto, si la adjudicación no cubre la totalidad de la deuda, el desahuciado quedará liberado si abona en cinco años el 65% de la cantidad que quedara pendiente o el 80% en diez años.

Pero es un poryecto que no ha convencido al resto de los grupos parlamentarios. A juicio de la portavoz de Vivienda del PSOE, Leire Iglesias, es «insuficiente» y «no da solución a nadie»; Joan Coscubiela, de la Izquierda Plural, la considera «cicatera»; para CiU es una «decepción», y el PNV asegura que «no se ha avanzado nada». A su vez, UPyD reconoce que siguen sin resolverse las deudas impagables. El portavoz del PP, Vicente Martínez Pujalte, afirmó que su grupo busca un «equilibrio» entre dar solución a las familias desahuciadas y mantener un marco que facilite el crédito. Ante el rechazo de todos los grupos al texto presentado, el PP propuso, y se acordó, dar una semana más para presentar enmiendas y buscar el acuerdo. No obstante, Pujalte expuso que el consenso «no es un objetivo en sí mismo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
15 votos

El PP impide que la ley contra los desahucios se vote en el Pleno del Congreso