Urdangarin recibió lecciones sobre cómo ocultar sus negocios en público

El duque de Palma intentó captar a famosos como Pau Gasol, Eto'o y Miguel Bosé para que respaldaran la fundación

M. Balín
madrid / colpisa

¿Cómo ser el responsable de una fundación sin parecerlo? A esto se enfrentó supuestamente Iñaki Urdangarin después de que en marzo del 2006 la Casa del Rey le ordenara que se apartara de sus negocios al frente del Instituto Nóos, demanda que el duque de Palma no cumplió, según apunta la investigación.

En uno de los cientos de e-mails que obran en poder del juez José Castro, de los que ayer se conoció una nueva remesa a la que tuvo acceso Colpisa, el presunto testaferro de Urdangarin dirige a este y a su socio, Diego Torres, una serie de directrices de cómo debía comportarse para no ser relacionado con la gestión de la Fundación Deporte, Cultura e Integración Social (FDCIS), sucesora de Nóos desde la que trató de desviar dinero a paraísos fiscales. Bajo el encabezado presentación de argumentos para Iñaki, Mario Sorribas escribe: «Adjunto propuesta para que pueda explicar su implicación en la fundación en un momento dado». El argumentario para que la «relación» pase desapercibida ofrece consejos y advertencias. La primera apunta a que el problema de decir que se lidera la iniciativa de la Fundación es que se «interpretará que se persigue un lucro por medio de una iniciativa complicada y poco clara (un subterfugio)». En vez de ser el responsable, Sorribas le recomienda que se presente como «un miembro de la Fundación, junto a otros deportistas y personas de la cultura relevantes». «Al menos en un primer momento, la Fundación es algo externo a Iñaki, iniciativa en la que ha sido invitado a participar», enfatiza.

Entre estos Urdangarin intentó captar al cantante Miguel Bosé, según figura en una carta enviada en noviembre del 2007 al artista. «Lo que inicialmente era tan solo una visión ha ido tomando la forma de un sólido proyecto que cuenta, actualmente, con el apoyo de más de una docena de compañías, una veintena de grandes deportistas y autores y un importante grupo de académicos internacionales», escribió Urdangarin, que se refiere a FDCIS como «una plataforma de investigación para la difusión de buenas prácticas, entre las que agradece el trabajo de la SGAE a través de Teddy Bautista». Y contactó con el mismo propósito con Pau Gasol, Eto'o o Alejandro Sanz.

Aparte de rodearse de famosos, entre las formas de «disimular» que recomienda el presunto testaferro está la de «no defender a la Fundación con el ardor propio de un fundador», algo que, dice, «canta». Y junto al consejo una nota de Urdangarin: «He testado la explicación entre allegados y me dicen que no entienden cómo defiendo tan fuertemente la Fundación si solo soy un consejero asesor».

En otro correo, del 2003, en que Torres habla con un asesor durante la constitución de Nóos, figura una referencia directa a Torres para que hable con «Iñaki de si al final [la infanta] Cristina la damos de alta o no».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
23 votos

Urdangarin recibió lecciones sobre cómo ocultar sus negocios en público