Rubalcaba rompe los puentes con Rajoy y le exige que dimita

El presidente reclama a su grupo unidad y silencio sobre el caso Bárcenas


Madrid / La Voz

No se había visto nada igual en el Congreso desde el «váyase señor González» que José María Aznar le espetó en 1994 al entonces presidente del Gobierno socialista Felipe González. Cuando apenas lleva un año en el cargo, Rajoy tuvo que escuchar ayer como el líder del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba, le reclamaba también que se fuera. El socialista se juega así desde ahora a esta carta, la de la dimisión del jefe del Ejecutivo, buena parte de su labor de oposición en esta legislatura. Después de exigir la renuncia del presidente, cualquier crítica por otro asunto parecerá menor.

Le pido que renuncie, que lo deje

«Le pido, señor Rajoy, que renuncie, que lo deje, porque usted no puede resolver la crisis política que tiene hoy España y que usted mismo ha creado. Le pido, señor Rajoy, que dimita porque creo que es lo mejor para España y para los españoles». Así cerró Rubalcaba una intervención en la que acusó a Rajoy de no haber hecho «nada» ante los casos de corrupción que afectan a su partido.

Rajoy, que esperaba ya ese golpe, no se arredró. Y contraatacó restando a Rubalcaba cualquier «autoridad moral» para hablar del tema mientras no emule su decisión de hacer públicas las cuentas de su partido y sus declaraciones de Hacienda. «Tiene usted tantos problemas en su grupo que le obligan a hacer estos papelones», contestó a bocajarro a Rubalcaba. El jefe del Ejecutivo quiso además reforzar su posición y blindarse ante las críticas invocando la holgada mayoría absoluta de la que dispone en el Congreso. «Aquí hay un Gobierno que ha sido votado por los españoles, que es mayoritario y que se está enfrentando a la mayor crisis económica que ha vivido España en los últimos años», señaló.

Pero Rajoy es consciente de que la corrupción mina su liderazgo. Por eso respondió a las críticas de la diputada de UPyD Rosa Díez enumerando las medidas que ha tomado su Gobierno en favor de la transparencia. Y aprovechó para anunciar que promoverá que los criterios de la ley de transparencia se apliquen también a los partidos políticos, aunque no a la Casa Real.

No entrar en «dimes y diretes»

El líder del PP quiere evitar a toda costa que el caso Bárcenas marque la agenda política. Y por eso ayer, a puerta cerrada, pidió a su grupo parlamentario que guarde silencio y mantenga la unidad. «No debemos entrar en más juegos, en más enredos, ni en dimes ni diretes», señaló. «Todo es falso», reiteró en torno a los papeles de Bárcenas, sin dar mayores explicaciones. Y adelantó que tratará de minimizar este asunto en el debate de la nación, centrándose en la «cuestión nacional» para no contribuir, según dijo, «a la dinámica de tensión».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
2 votos

Rubalcaba rompe los puentes con Rajoy y le exige que dimita