Un sondeo de la Generalitat da mayoría absoluta a CiU pero el CIS la niega

Enrique Clemente Navarro
Enrique Clemente REDACCIÓN

ESPAÑA

La encuesta catalana convierte al PP en segunda fuerza política mientras la del CIS suaviza la debacle socialista

09 nov 2012 . Actualizado a las 03:16 h.

Artur Mas conseguirá una victoria aplastante el 25 de noviembre. De eso no cabe duda. Pero la incógnita es si logrará la mayoría absoluta que persigue para llevar adelante su proyecto soberanista, que supone celebrar un referendo para que Cataluña sea un Estado.

Las dos encuestas conocidas ayer, antes del inicio de la campaña electoral, la pasada medianoche, discrepan sobre la cuestión clave de las elecciones autonómicas más decisivas de la historia de Cataluña y con más trascendencia para la política nacional y europea. El Centro de Estudios de Opinión (CEO) de la Generalitat otorga a CiU entre 69 y 71 diputados, con lo que superaría la barrera de 68 que marca la mayoría absoluta. Mientras el CIS le da entre 63 y 64 (36,8 % de los votos). Ambas prevén un desplome histórico del PSC, aunque más acusado aún según el barómetro del CEO, que le da solo 15 escaños, 13 menos que en el 2008, con lo que sería superado por el PP como segunda fuerza política. ERC también avanzaría, con lo que el frente soberanista saldría muy reforzado. Mas dejó claro ayer que su intención es celebrar el referendo aunque una Cataluña independiente quedara fuera de la UE, como han advertido los comisarios Viviane Reding y Joaquín Almunia,

CiU

Mala gestión, pero éxito electoral. El presidente catalán se subió a la ola independentista tras la multitudinaria manifestación de la Diada. Tras el rotundo rechazo de Mariano Rajoy a negociar el pacto fiscal, adelantó las elecciones dos años, dando por terminada la legislatura más corta de Cataluña. Las dos encuestas señalan que va a lograr más escaños que en el 2010. Mas ha planteado estos comicios prácticamente como un plebiscito sobre el Estado propio, con lo que su gestión en estos dos años, marcada por los recortes, sobre todo en sanidad, quedará relegada.