Mas se apropia de los resultados en el País Vasco para presionar a Rajoy

Reclama al mundo empresarial que no obstaculice su proyecto soberanista

Mas, ayer, en un foro en Barcelona, pidió ayuda discreta a los empresarios para que el proceso soberanista cale en la sociedad.
Mas, ayer, en un foro en Barcelona, pidió ayuda discreta a los empresarios para que el proceso soberanista cale en la sociedad.

Barcelona / Colpisa

Artur Mas cree que el contundente resultado que las fuerzas soberanistas cosecharon en el País Vasco se repetirá el 25-N en Cataluña. Y también que la culpa del aumento de las posiciones nacionalistas es del Gobierno de Rajoy, que niega los problemas en ambas comunidades. «Que tomen nota. Esto pasa en el País Vasco, pasará en Cataluña y no pasa en Galicia y no pasaría en Murcia ni en Castilla y León. Si no se entiende ni se acepta, no conseguirán resolver el problema, la realidad es tozuda y se acabará imponiendo», afirmó ayer el presidente de la Generalitat, que vinculó el éxito electoral de PNV y EH Bildu a una «doble operación» orquestada por PP y PSOE: la primera para desalojar al PNV del Gobierno vasco hace tres años a través de un pacto para que Patxi López fuera lendakari, y la segunda para evitar que la izquierda abertzale pudiera concurrir en el 2009 con la ilegalización de Batasuna. «Madrid debe abrir los ojos» porque si no no hace más que «reforzar» el soberanismo, señaló.

Hasta hace poco, Mas exigía al Gobierno un encaje amable para Cataluña dentro de España, primero a través del Estatuto, recortado por el Constitucional, y luego mediante un pacto fiscal similar al del País Vasco. Agotada la vía estatutaria, dirige sus reclamaciones a que el Ejecutivo acuerde con Cataluña la celebración de una consulta sobre la autodeterminación para establecer el grado de apoyo real.

Lo que está por ver es si el nuevo Gobierno vasco respaldará las iniciativas que surjan desde Cataluña. En campaña, Íñigo Urkullu declaró que había pactado con Mas «recorrer juntos el camino» hacia el soberanismo. La Generalitat no confirmó ni desmintió pero el líder de Unió, Josep Antoni Duran i Lleida, lo negó ayer. «No hay estrategia conjunta -incidió-. Hay amistad, buena relación, pero a veces el PNV no vota cosas nuestras» en el Congreso, lamentó Duran. Le recriminan en ocasiones que no mostrara un mayor apoyo a Mas en la reclamación de un pacto fiscal.

En el foro Tribuna Barcelona, Mas hizo también una apelación al mundo empresarial para que no obstaculice su proyecto soberanista. Entre rumores de que el Instituto de la Empresa Familiar prepara un resolución contraria al proceso y después de que el editor José Manuel Lara, Foment del Treball (patronal adscrita a la CEOE) y el Círculo de Economía dieran un toque de atención al presidente, este pidió unidad y ayuda al empresariado catalán. «No hay que significarse demasiado, simplemente hace falta no ir en contra, hacer entender en todas partes que el país está cambiando y que tiene derecho a ser escuchado, respetado y ayudado», remató. Mas garantizó que una Cataluña independiente tendrá un PIB per cápita similar al de Alemania.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Mas se apropia de los resultados en el País Vasco para presionar a Rajoy