Los reyes presiden la Fiesta Nacional más austera y con la infanta Elena fuera de la tribuna

El debate soberanista en Cataluña condiciona una celebración que ha limitado sus gastos como consecuencia de la crisis


Madrid

Los reyes presiden junto a los príncipes y el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy, el desfile militar organizado con motivo de la celebración de la Fiesta Nacional. Don Juan Carlos y doña Sofía, así como don Felipe y doña Letizia llegaron a la plaza de Neptuno de Madrid a las 10.30 horas y fueron recibidos, entre otras autoridades, por Rajoy, que había llegado poco antes al mismo lugar acompañado de su esposa, Elvira Fernández.

También lo había hecho previamente la infanta Elena, que este año está ubicada en la tribuna que ocupan, entre otros, los representantes de los partidos políticos, y no junto al resto de la Familia real. Doña Elena ha seguido el desfile sentada junto al secretario general del PSOE, Alfredo Pérez Rubalcaba. Quienes este año no han acudido al acto son los duques de Palma.

Los reyes y los príncipes han sido recibidos con aplausos cuando han descendido de los vehículos en los que se han desplazado hasta la plaza de Neptuno.

La llegada de Rajoy ha sido acogida con silencio a diferencia de años anteriores, en los que su predecesor en el cargo, José Luis Rodríguez Zapatero tuvo que escuchar silbidos del público al hacer acto de presencia para asistir al desfile.

En el acto están presentes también todos los ministros excepto el de Economía, Luis de Guindos -quien se encuentra en Tokio participando en la reunión del Fondo Monetario Internacional-, los presidentes del Congreso y del Senado y de otras instituciones del Estado como el Tribunal Constitucional.

También han acudido los presidentes de Aragón, Asturias, Canarias, Castilla y León, Extremadura, Madrid, Murcia, Navarra y Castilla-La Mancha, además del de la ciudad autónoma de Ceuta.

Quien no ha acudido el presidente catalán, Artur Mas, que tampoco ha enviado a otro representante al entender que Cataluña ya celebró su fiesta nacional el día de la Diada, el pasado 11 de septiembre. Por diversas razones tampoco estarán presentes los presidentes de Andalucía, Comunidad Valenciana, Baleares, La Rioja, Cantabria y Melilla, ni tampoco los de Galicia y País Vasco, en este caso por estar inmersos en sus campañas electorales.El acto ha comenzado con la interpretación de himno nacional, y acto seguido don Juan Carlos ha pasado revista a las tropas que le rendían honores.

Este año ha hecho el recorrido a pie, mientras que el año pasado lo hizo subido en un vehículo militar debido a que en septiembre de 2011 había se había sometido a una intervención quirúrgica por la rotura del tendón de Aquiles.

El homenaje a la bandera y a los caídos por la patria ha dado paso al vuelo de la patrulla acrobática Águila, que ha dibujado en el cielo con sus estelas la bandera española. Son los únicos aviones presentes en el desfile militar, ya que, en aras de la austeridad, no hay este año exhibición aérea ni tampoco acorazados, carros de combate o blindados. De hecho, ha habido un drástico recorte del presupuesto para el mismo, ya que este año es de 900.000 euros frente a los cerca de 2,8 millones del año pasado.

En total, en el desfile participan unos 2.600 militares de los tres ejércitos y efectivos de la Guardia Civil.

Será a su término cuando los reyes ofrecerán en el Palacio Real una recepción a las autoridades del Estado y a los representantes de los partidos políticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Los reyes presiden la Fiesta Nacional más austera y con la infanta Elena fuera de la tribuna