La protesta «Rodea el Congreso», el acto central del llamado 25-S, se ha saldado con 35 personas detenidas y 64 heridas, una de ellas de gravedad, en los incidentes ocurridos en el centro de Madrid, según datos de la Jefatura Superior de Policía de Madrid y Emergencias Madrid.

Fuentes de Jefatura Superior de Policía de Madrid indicaron también que, según sus datos, han sido atendidas 64 personas con diversos daños, de las que 27 son policías. En total, según estas fuentes, 28 personas han necesitado hospitalización.

Emergencias Madrid, por su parte, ha confirmado estos datos y ha señalado que el herido grave sufría una patología cervical previa que se ha reactivado durante los incidentes, si bien se desconoce si la causa ha sido una simple caída o por haber sido arrollado.

El Samur-Protección Civil le ha trasladado a un centro hospitalario con posible lesión medular.

Agentes de la Policía Nacional mantienen esta mañana desplegado un operativo en torno al Congreso de los Diputados, que sigue vallado.

Miles de personas, (alrededor de 6.000 manifestantes, según las cifras oficiales) participaban sobre las 19:30 horas en las protestas del 25-S. El número fue creciendo con el paso de las horas y la tensión se hizo más palpable en las calles adyacentes al Parlamento. Los enfrentamientos continuaban ya entrada la noche y la policía disparó bolas de goma durante la protesta en los alrededores del Congreso de los Diputados.

Antes, la carga más fuerte llegó en la plaza de Neptuno cuando varios jóvenes de la protesta del 25-S intentaron traspasar la valla que protege el acceso al Congreso de los Diputados. Tras esa carga policial en Neptuno, al menos 5 manifestantes han sido detenidos después de que un grupo intentara rebasar la primera de las dos barreras de seguridad situadas al inicio de la carrera de San Jerónimo junto a Neptuno, donde se había concentradas más de 3.000 personas. Previamente algunos de los manifestantes habían lanzado pequeños objetos contra los agentes mientras otros intentaban calmar al pequeño grupo de alborotadores.

La manifestación nació con cerca de 2.000 personas, movilizadas en torno a la iniciativa «25-S Rodea el Congreso», desde la plaza de España y el paseo del Prado hacia la sede de la Cámara baja, blindada por un amplio dispositivo policial.

Tras celebrar sendas asambleas informativas en los puntos de encuentro, los manifestantes del 25-S han iniciado su protesta con la intención de ocupar las calles aledañas al Congreso de los Diputados y realizar diferentes acciones reivindicativas. La Policía ha realizado varias cargas para dispersar a los manifestantes y ha conseguido alejar la protesta de la zona más cercana al Congreso.

Así, en torno a las 19.30 tenían previsto unirse en un grito pidiendo la dimisión del Gobierno y una hora después protagonizar una sentada en las cercanías del Congreso. Los objetivos de los manifestantes son reclamar las calles como un espacio para la democracia, reivindicar un cambio para el país y mostrar su oposición a una política de recortes en derechos sociales.

En las asambleas también se ha insistido en que se trata de una protesta pacífica y se han repartido panfletos con recomendaciones legales por si se registran incidentes con la policía, al tiempo que se ha emplazado a los concentrados a una nueva asamblea a las 21.30 horas para debatir futuras acciones de «desobediencia civil».

Los congregados corean lemas como «eso, eso, eso nos vamos al Congreso», «Menos policía y más educación», «Lo llaman democracia y no lo es» y «detrás de los leones hay muchos ladrones». Entretanto, el pleno del Congreso discurre con normalidad y con la asistencia de los diputados que no han tenido ninguna dificultad para acceder al palacio de la Carrera de San Jerónimo.

El tráfico está cortado en los alrededores del Congreso donde patrullan agentes de la Policía Nacional a caballo y guías caninos

De Cospedal compara el 25-S con el golpe de estado del 23-F

La secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, ha sugerido semejanzas entre la convocatoria de protesta del 25-S para rodear el Congreso de los Diputados con el intento de golpe de Estado del 23-F.

«La última vez que se rodeó Congreso fue por el intento de golpe de Estado por unas personas que querían taparnos la boca a todos los españoles que habíamos elegido libremente a nuestros representantes y querían ocupar la casa que es de todos», señaló Cospedal en rueda de prensa cuando se le ha preguntado por esta convocatoria.

Votación
62 votos

35 detenidos y 64 heridos en las cargas contra las protestas del 25-S