Fallece Santiago Carrillo

El histórico dirigente del PCE ha fallecido hoy en Madrid a los 97 años. Carrillo había estado ingresado en julio por un problema de riego sanguíneo

Carrillo

Efe | Dpa

Santiago Carrillo ha fallecido hoy en Madrid, a la edad de 97 años. Sus cenizas serán esparcidas en el mar Cantábrico, en la costa asturiana de Gijón, según han revelado hoy sus hijos a las puertas de su domicilio madrileño. Santiago, el hijo mayor del histórico dirigente comunista, y José, rector de la Universidad Complutense de Madrid, han explicado a los periodistas que se encargarán de cumplir el deseo de su padre de ser incinerado y de esparcir sus cenizas al mar. Además, han indicado que, hasta ayer mismo, Carrillo estuvo hablando con ellos sobre cuestiones de actualidad, como la dimisión de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, o la manifestación contra los recortes del pasado sábado.

«Ha estado lúcido hasta el último momento y se ha apagado sin enterarse», ha añadido Santiago. «Ha muerto tranquilo, sin enterarse», han recalcado sus hijos. La familia de Carrillo está haciendo las gestiones necesarias para instalar la capilla ardiente en el Ateneo de Madrid y cree que no se abrirá hasta mañana, miércoles.

Santiago Carrillo había sufrido en la última semana un empeoramiento en su estado de salud, después de que en los últimos meses tuviera que ser ingresado en diversas ocasiones. La última vez fue el pasado mes de julio, cuando estuvo varios días en observación en el hospital Gregorio Marañón de Madrid por un problema de riego sanguíneo.

Desde la infección urinaria que le mantuvo ingresado en un hospital madrileño dos días en octubre del 2011, solo se había visto en público a Carrillo el pasado 30 de marzo, cuando acudió al tanatorio del municipio madrileño de Parla para rendir tributo al fallecido Domingo Malagón, cuya habilidad para falsificar documentos permitió a muchos comunistas eludir la represión franquista.

Santiago Carrillo, nacido en Gijón en 1915, fue una de las principales figuras de la oposición clandestina a la dictadura de Franco. Fuera de España, adquirió gran relevancia por haber sido el pionero del eurocomunismo, una corriente opuesta a la ortodoxia de la Unión Soviética y que defendía un comunismo democrático. El cisma con el estalinismo se produjo en 1968, cuando Carrillo condenó la represión de la «Primavera de Praga» y la invasión de las tropas soviéticas en Checoslovaquia.

Apartado voluntariamente de la política activa, desde que en 1991 fracasaran definitivamente sus intentos de reunificar a las distintas familias comunistas españolas, Santiago Carrillo ha mantenido hasta el último momento su disposición a atender las peticiones de quienes solicitaban su opinión sobre la actualidad del país. En estos diagnósticos «desde la barrera», después de los 60 años ininterrumpidos de actividad política, el ex líder comunista conservaba la ironía socarrona y la agudeza verbal que siempre le caracterizaron, rematada por la imagen emblemática de un cigarrillo humeante en los labios o entre los dedos.

Quienes hayan vivido la historia reciente de España, recordarán también de él otras imágenes no menos simbólicas: la célebre peluca con la que burló el dispositivo de seguridad que debía impedir en 1976 su entrada en el país y la dignidad con que se mantuvo firme en su escaño, al igual que Adolfo Suárez, frente a los disparos con que los golpistas del 23-F, intentaron abortar una democracia aún débil.

Aplausos en el Congreso

El recuerdo a Santiago Carrillo que ha hecho durante el pleno del Congreso de esta tarde el diputado socialista Sánchez Amor durante su intervención en un debate ha desatado los aplausos de los diputados en recuerdo del político desaparecido. Sánchez Amor ha alabado la relevancia democrática del político desaparecido, iniciativa que ha seguido después el diputado del Grupo Mixto Joan Tardá, quien ha calificado a Carrillo de compañero y amigo de Cataluña y figura del «antifascismo mundial».

La capilla ardiente con los restos mortales de Santiago Carrillo se instalará, a petición de la familia, en el auditorio Marcelino Camacho de la sede de CC.OO. de Madrid. El féretro será trasladado directamente desde el domicilio de Carrillo hasta el edificio del sindicato, ubicado en el número 40 de la calle Lope de Vega, cerca del Congreso de los Diputados. La capilla permanecerá abierta hasta las 21.30 en este auditorio y los restos mortales serán incinerados el jueves en el cementerio de La Almudena.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
47 votos

Fallece Santiago Carrillo