Cataluña se prepara para su Diada más soberanista

Por primera vez en tres décadas, el nacionalismo acudirá mañana unido a la manifestación independentista


barcelona / colpisa

Cataluña celebrará mañana la Diada, una festividad que este año vendrá marcada por la exacerbación del sentimiento independentista, que se verá reflejado en la manifestación que se espera multitudinaria por las calles de Barcelona, y por la situación financiera de la Generalitat, que al mismo tiempo que reclama una hacienda propia se ha visto obligada a pedir un rescate al Gobierno central de 5.023 millones de euros.

Las fuerzas políticas esperan una Diada histórica, como la de 1977, que determinará hacia dónde cambian las relaciones entre Cataluña y el resto de España. Lo que sí es histórico y da fe de que este 11 de septiembre no será uno más es el hecho de que por primera vez en tres décadas todas las fuerzas nacionalistas acudirán a la manifestación independentista que se celebra todos los años y que en esta ocasión organiza la Asamblea Nacional Catalana para reivindicar a Cataluña como un «nuevo Estado de Europa». Entre los asistentes, destaca la presencia de Convergència, ausente desde principios de los años ochenta. Estará también Unió, la parte menos soberanista de CiU, que en último término ha decidido no perderse la cita ante la posibilidad de que la jornada sea memorable.

Esquerra Republicana, Iniciativa per Catalunya, Solidaritat per la Independència y miembros del sector más catalanista del PSC también participarán en la marcha, que los organizadores pretenden que sea tanto o más masiva que la de 1977, cuando un millón de personas reclamaron libertad, amnistía y Estatuto de Autonomía, o la de julio 2010, en el que otro millón de catalanes salieron a la calle contra la sentencia del Estatuto.

Medio Gobierno catalán ha confirmado también su presencia. No así el presidente de la Generalitat, quien ha apoyado la manifestación y ha expresado que le gustaría acudir, pero su responsabilidad institucional se lo impide. En un primer momento, el Ejecutivo de Artur Mas miró con distancia la marcha independentista, pero ahora no duda en subirse al carro. En parte, porque quiere aprovechar el impacto de un gran clamor identitario para presentarse en la reunión con Mariano Rajoy del día 20 con el argumento de que una gran parte de la sociedad catalana reclama un cambio en las relaciones entre esta comunidad y España.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Cataluña se prepara para su Diada más soberanista