Redacción / La Voz

Una de las reformas que se le ha enredado en las manos al Gobierno es la de las corporaciones locales. En su afán por evitar duplicidades de servicios, Mariano Rajoy se ha marcado como objetivo transformar la administración municipal para ganar en eficiencia y, además, ahorrar unos 3.500 millones de euros. Pero no ha terminado de aclarar cómo lo piensa hacer. Por esa razón, el nuevo presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias, Íñigo de la Serna, alcalde de Santander, anunció ayer, en su primera comparecencia pública como máximo representante de los ayuntamientos españoles, que reclamará una reunión urgente con el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, para que aclare de una vez por todas sus planes sobre la reforma y financiación locales.

En todo caso, aseguró que en ningún caso se prevé «la supresión ni la fusión de municipios», sino una «delimitación de competencias» y «una asignación de recursos» adecuada para que los entes locales puedan hacer frente de forma eficiente a los servicios que deben prestar a los ciudadanos. Lo que pretenden los ayuntamientos es que el Gobierno se siente a negociar con ellos la delimitación de las competencias, respetando así la autonomía que les reconoce la Constitución, y los mecanismos que garanticen la suficiencia financiera.

Los alcaldes están dispuestos a negociarlo todo, pero no aceptan imposiciones. En este sentido, rechazó la pretensión del Gobierno de avanzar en la supresión de las mancomunidades de municipios, cuyas funciones pasarían a ser desempeñadas por las diputaciones, fundamentalmente para los ayuntamientos de menos de 20.000 habitantes. En palabras de Íñigo de la Serna, únicamente se plantearían la eliminación de aquellas comunidades que «no pudieran prestar los servicios desde un punto de vista de eficiencia económica».

El alcalde de Santander fue elegido ayer presidente de la FEMP por unanimidad de todos los grupos políticos presentes en el consejo territorial del órgano de representación de los ayuntamientos. Sustituye en el cargo a Juan Ignacio Zoido, alcalde de Sevilla, que decidió dejar el puesto en la federación al ser elegido para sustituir a Javier Arenas como líder del PP de Andalucía.

En su primera intervención como presidente de la FEMP, Íñigo de la Serna, hizo una encendida defensa de los ayuntamientos, que, dijo, «somos la administración que más y mejor cumple con los objetivos del déficit público, la que menos se desvió de estos objetivos en el 2011 y la única que ha rebajado su deuda el pasado año». De la Serna apostó por la unidad y la transparencia en la gestión.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los ayuntamientos reclaman que se aclare ya la reforma local