Una reunión bajo vigilancia de la UE y los mercados

El Consejo de Política Fiscal examina mañana los planes de ajuste, que pueden llevar a intervenir alguna autonomía


Madrid / la voz

Las comunidades autónomas se presentan mañana a un examen crucial en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, donde se analizarán y votarán sus planes de ajuste, destinados a cumplir el objetivo de déficit del 1,5 % del PIB para este año. Se espera que algunas no logren aprobar y que el Gobierno les exija nuevas medidas para evitar las sanciones que prevé la Ley de Estabilidad Presupuestaria y, en último término, la intervención.

¿Por qué es tan importante la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera?

Porque tiene que aprobar o rechazar los planes de ajuste de las autonomías. Además, se celebra en un escenario dramático con la Bolsa desplomándose y la prima de riesgo disparada. El Gobierno necesita lanzar el mensaje a los mercados y a la Unión Europea de que es capaz de meter en cintura a las comunidades. Bruselas someterá a estrecha vigilancia lo que ocurra, ya que no se fía de que puedan cumplir sus compromisos de déficit, lo que impediría lograr el 5,3 % previsto para España este año a nivel estatal y, desde luego, el 3 % en el 2013.

¿Qué les sucederá a las que no pasen el examen?

Podrán realizar las modificaciones necesarias de sus planes de ajuste, que volverán a ser evaluados en una nueva reunión del Consejo a celebrar dentro de 15 días. Si alguna comunidad sigue sin aprobar entonces el examen, el Gobierno pondrá en marcha la medidas coercitivas establecidas en la Ley de Estabilidad Presupuestaria, que entró en vigor hace 15 días. La autonomía tendrá que decretar la no disponibilidad de fondos y constituir un depósito equivalente al 0,2 % de su PIB, que se convertiría en multa si sigue sin cumplir.

Si persistiera el incumplimiento, se iniciaría la intervención con el envío de una comisión de expertos dirigidos por el Ministerio de Hacienda para valorar las cuentas y proponer en el plazo de una semana medidas de obligado cumplimiento por la comunidad. Si no lo hace, las adoptaría el Gobierno con respaldo de la mayoría absoluta del Senado y se produciría la intervención total de la comunidad. También podría hacerse de forma inmediata si lo pide la propia autonomía ante la imposibilidad de cumplir sus obligaciones financieras.

¿Puede ser intervenida alguna autonomía?

Sí. No pasar el corte de mañana sería el primer paso. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, ya lo ha advertido claramente. De hecho, el Ministerio de Hacienda comunicó el sábado que había iniciado los trámites preceptivos por si fuera necesario intervenir Asturias, argumentando que el Gobierno en funciones no puede tomar las medidas necesarias para ajustar el déficit. Intervenir una autonomía será interpretado por los mercados y la UE como un signo de autoridad.

¿Además de Asturias, cuál es la comunidad que está más en el punto de mira?

Después de Asturias, la Comunidad Valenciana encabeza la lista de las que están bajo la lupa de Hacienda. Es la segunda comunidad más endeudada y está teniendo grandes dificultades para financiarse en el mercado de la deuda. Todas las alarmas saltaron a principios de mes, cuando se vio obligada a pagar una rentabilidad del 7 % por su emisión de bonos a seis meses, más de dos puntos por encima de lo que le cuestan a Grecia sus bonos basura. El recorte de 2.260 millones que hasta ahora ha ofrecido el Gobierno de Alberto Fabra no se considera suficiente para Hacienda.

¿Hay otras comunidades con problemas?

Sí. Cataluña, y Andalucía, que anunciaron ayer drásticos recortes para tratar de aprobar mañana el examen del Gobierno y del resto de las comunidades. Artur Mas sorprendió al fiar su tercera oleada de ajustes a la aplicación de las medidas en sanidad y educación del Gobierno, lo que puede ser una mera estrategia para pasar el examen, ya que con anterioridad menospreció la importancia del ahorro que supondrían. También tienen serios problemas Murcia, que deberá hacer ajustes adicionales, y Castilla La-Mancha, que es la que mayor déficit tuvo en el 2011.

Tres de las autonomías amenazadas -Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía- tienen en conjunto una deuda de casi 77.000 millones, más de la mitad del total de las autonomías, que es de más de 140.000, de ahí la importancia de que cumplan el déficit. Las comunidades afrontan vencimientos de la deuda hasta el final de año por un importe de 8.352 millones de euros.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Una reunión bajo vigilancia de la UE y los mercados