Redacción / La Voz

Por activa, por pasiva y por perifrástica: «No a la subida del IVA». Esta ha sido la bandera enarbolada por el Partido Popular durante su paso por la oposición y una de las pocas promesas electorales que todavía no había traicionado desde que se hizo con el poder.

En el 2010, durante un acto del PP en Leganés con más de 3.000 simpatizantes que coreaban «¡No más IVA!», Mariano Rajoy no dudó en sentenciar: «No más IVA, eso es un clamor que recorre España de arriba a abajo y de abajo a arriba. La subida del IVA es un sablazo de mal gobernante a los ciudadanos que ya están pagando muy duramente la crisis». En ese mismo acto, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, criticó la política económica de Zapatero y llamó a resistirse a la subida del impuesto promovida por el Gobierno socialista. «Vamos a conseguir frenarlo», concluyó Aguirre en aquella ocasión.

«No se le puede exigir a nadie y menos a un autónomo o empresario que pague el IVA»

«No se le puede exigir a nadie y menos a un autónomo o empresario que pague el IVA de una factura que no ha cobrado y mucho menos si quien debe es una Administración pública», argumentaba la presidenta madrileña mientras instaba a la «rebelión» contra el aumento del impuesto, cuya subida fue aprobada por Zapatero en su última etapa en el poder. El mismo argumento fue esgrimido por Mariano Rajoy en la campaña electoral de noviembre del 2011. «Subir los impuestos no es lo más razonable», declaraba el entonces candidato a la presidencia del Gobierno.

También en el 2009, en un mitin en la localidad sevillana de Dos Hermanas, Rajoy había cargado en contra de la subida del IVA. En aquella ocasión, refiriéndose a un niño presente en el acto y para explicar el carácter indiscriminado e injusto de la medida, afirmó sobre Zapatero: «Le va a subir el IVA a este niño que venía aquí. Va a subir el IVA de las chuches también».

Una vez en el poder, el ya presidente Rajoy insistió en la inconveniencia de subir el impuesto, en coherencia con las promesas realizadas durante la campaña electoral. Hace apenas dos semanas el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, insistía en que adoptar esa medida «duplicaría la caída de la economía».

Sin embargo, el Ejecutivo acaba de reconocer que subirá el IVA en el 2013. La razón que ofreció el ministro Luis de Guindos es poder cumplir con la reducción del déficit. Este anuncio pone fin a uno de las banderas de que el Partido Popular hizo gala a lo largo de los últimos años y, muy especialmente, pone en evidencia la decidida campaña de Aguirre en contra de su subida.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
61 votos

La última bandera del PP