La ponencia de paz de la Cámara vasca arranca con la amenaza de veto del PP

Los populares han advertido que se opondrán a que participen en la misma quienes no condenan el terrorismo


El Parlamento Vasco ha puesto en marcha hoy la ponencia de paz y convivencia con la que pretende afianzar la pacificación, con la advertencia del PP de que se opondrá a que participen en la misma quienes no condenan el terrorismo. La ponencia de paz y convivencia del Parlamento Vasco se ha constituido hoy «con normalidad» y sin la presencia de EA y UPyD por discrepancias sobre su finalidad y composición. La presidenta del Parlamento Vasco, Arantza Quiroga, ha presidido el acto formal de constitución de la misma, en el que han tomado parte los portavoces de PNV, PSE-EE, PP, Aralar y Ezker Anitza-IU.

En un comunicado, Aralar se ha desvinculado de la ponencia y ha advertido de que los parlamentarios de su grupo que participen en la misma se vuelven a situar fuera del partido, igual que cuando el pasado 30 de marzo votaron a favor de este foro en contra de la directriz de Aralar. Aralar se opone a esta ponencia porque en ella no participa de forma permanente la antigua Batasuna, que actualmente no tiene representación en el Parlamento Vasco.

Tras la reunión, Antonio Damborenea (PP) ha adelantado que su formación se opondrá a escuchar en este foro a quienes no condenan la violencia y ha dicho que el PP espera que esta ponencia sirva «para deslegitimar la cultura de la violencia». Aún en el caso de que Sortu fuera legalizada, el PP tampoco respaldaría su participación porque «no aportaría absolutamente nada si es incapaz de condenar el terrorismo de ETA».

En los pasillos de la Cámara, Joseba Egibar (PNV) ha opinado que no habrá «vetos», aunque sí habrá que arbitrar las modalidades de presencia de partidos y representantes institucionales para no convertir la Cámara en «una pasarela». El portavoz del PSE-EE, José Antonio Pastor, ha indicado que el espíritu que imperará será «el de la búsqueda del máximo consenso posible». En la primera reunión, que podría celebrarse este viernes o el miércoles 2 de mayo, se fijará el calendario de trabajo, los procedimientos y los objetivos. El ritmo con el que quieren trabajar será semanal. El objetivo es que sirva «para afianzar definitivamente la paz y para poner en marcha actuaciones de todo tipo que sirvan para recuperar la convivencia en Euskadi», ha subrayado Pastor.

Aintzane Ezenarro (Aralar), que ha participado en la reunión de la ponencia sin conocer el comunicado de advertencia de su partido, ha hecho un llamamiento «a quienes no quieren darle un voto de confianza a este foro a que acudan y participen de sus debates».

El mensaje de Ezenarro ha ido dirigido «a todos los que dicen que la ponencia nace muerta incluso antes de ver las potencialidades que puede tener».

Ha reconocido que «nadie tiene garantías de éxito cuando avanza en un camino difícil», pero ha advertido de que «quien no quiere avanzar está asentado siempre en el fracaso». En este sentido, Ezenarro ha defendido la oportunidad de diálogo «incluyente, entre todos» que se abre hoy y ha puesto en valor la presencia del PP en este foro.

Mikel Arana (Ezker Anitza-IU) ha subrayado la voluntad de que sea una ponencia «fructífera para empezar a trabajar en una sociedad pacificada».

No obstante, ha recordado que la legislatura terminará dentro de un año y, por tanto, no dará tiempo para que la ponencia concluya sus trabajos, pero ha opinado que «es importante poner los cimientos para la próxima».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

La ponencia de paz de la Cámara vasca arranca con la amenaza de veto del PP