Rajoy anuncia reformas para abril pese a los resultados electorales

Antonio montilla SEÚL / COLPISA

ESPAÑA

Asegura que la pérdida de apoyos no son consecuencia de sus medidas

27 mar 2012 . Actualizado a las 07:02 h.

Sin dramas ni lutos, al menos de puertas para afuera. Mariano Rajoy intenta levantar la moral de su tropa, tocada tras el revés sufrido el pasado domingo en Andalucía y Asturias. El presidente del Gobierno, nada más llegar a Seúl para participar en la segunda Cumbre de Seguridad Nuclear, negó que quedarse a cinco escaños de la mayoría absoluta en Andalucía pudiera considerarse un fracaso. Su argumento, el mismo al que han recurrido varios dirigentes populares en las últimas 24 horas, se basa en subrayar el mérito que supone para el PP ganar unos comicios por primera vez tras 30 años de hegemonía socialista. «Me siento muy orgulloso del trabajo de Javier Arenas», remachó.

Si a juicio de Rajoy el PP andaluz no falló, en quién recae la responsabilidad de esta amarga victoria. El líder de los populares tampoco lo aclaró, pero dejó claro que el notorio descenso de apoyos no es achacable a la reforma laboral ni al resto de cambios estructurales que ha puesto en marcha en sus primeros cien días en el Gobierno. De hecho, rechazó la idea de que los ciudadanos hayan planteado estos comicios como si fueran un plebiscito a sus políticas. Y si lo hicieron, no se da por aludido.

El jefe del Ejecutivo no abrió ni una sola rendija por donde pudiera entrar un atisbo de esperanza para PSOE, IU o sindicatos sobre una posible relajación de los aspectos más polémicos de la reforma laboral. Rajoy advirtió que en abril y mayo dará luz verde a nuevas reformas. Y lo hará porque el país «tiene problemas serios», ya que cerró el pasado ejercicio con un déficit del 8,6 %, hay cinco millones de parados y muchas dificultades para hallar financiación. «No es un capricho, lo hacemos porque es lo que necesita España», acotó.