Detenidas trece personas en Navarra por explotación sexual de mujeres

EFE

ESPAÑA

Todos los detenidos son hombres, cinco de nacionalidad brasileña, tres de la República Dominicana y el resto españoles

16 mar 2012 . Actualizado a las 14:06 h.

Trece personas han sido detenidas y otras seis han sido imputadas por su presunta integración en una trama internacional dedicada a la explotación sexual de mujeres en locales de alterne de Navarra, en los que también se favorecía el consumo de cocaína.

Todos los detenidos son varones, cinco de nacionalidad brasileña, tres de la República Dominicana y el resto españoles, con edades comprendidas entre los 23 y los 59 años, según han informado a Efe fuentes de la Guardia Civil.

La mayoría de las detenciones se han producido en la localidad de Tafalla (Navarra), nueve en total, donde también han sido imputadas otras tres personas por su relación con esta red internacional que, además de a la prostitución, se dedicaba al tráfico de drogas y a la formalización de matrimonios de conveniencia.

Las otras detenciones se llevaron a cabo en Estella, dos, y en San Sebastián y Cintruénigo, una en cada sitio. En este pueblo del sur de Navarra hay otra persona imputada por estos hechos y en Pamplona otras dos.

En los registros se descubrió «un auténtico laboratorio clandestino» para adulterar y distribuir la droga en el domicilio de uno de los detenidos, en el que se incautaron más de 250 gramos de cocaína, 1,5 kilos de sustancias para su corte, molinillos, pesos de precisión y más de 5.000 euros en efectivo.

Los agentes de la Guardia Civil también se incautaron de diversa documentación, ordenadores y más de 6.000 euros en los registros que hicieron en diversos clubes de alterne.

Las mujeres, según ha informado hoy la Guardia Civil, eran captadas en zonas pobres de Brasil y la República Dominicana con falsas promesas laborales en España, a donde llegaban en avión como turistas tras realizar escalas en varios aeropuertos internacionales.

Su destino inicial era Zaragoza, ciudad en la que eran alojadas en un piso franco en el cual les comunicaban que habían contraído una deuda que debían pagar ejerciendo la prostitución y las trasladaban a clubes de alterne de Navarra, en los que residían.