Urdangarin creó en las afueras de Londres una red de evasión fiscal

melchor saiz-pardo MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Urdangarin, según el sumario del caso Babel, hizo caso omiso a la advertencia de la Zarzuela.
Urdangarin, según el sumario del caso Babel, hizo caso omiso a la advertencia de la Zarzuela. j. lago afp

Expertos antiblanqueo creen que pudo haber sacado cinco millones

18 ene 2012 . Actualizado a las 20:00 h.

La Zarzuela le ordenó en la primavera del 2006 romper con Nóos, pero Iñaki Urdangarin ignoró la advertencia y siguió con sus turbios negocios. Según el sumario del caso Babel, el duque, efectivamente, dejó la presidencia del instituto ya bajo sospecha por entonces por sus millonarios negocios con los Gobiernos de Baleares y Valencia, pero, a partir del aviso del rey, Urdangarin y su socio se dedicaron en cuerpo y alma a la evasión de capitales para intentar sacar de España la mayor cantidad de dinero antes de que el escándalo estallara.

La Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal de la Policía, tras varios meses de investigación, ha logrado reconstruir todo el entramado del marido de la infanta para lavar dinero, cuyo epicentro son unas oficinas en el bucólico condado de Surrey, en las afueras de Londres, y la fundación para ayudar a niños discapacitados.

De acuerdo con los investigadores, cuando la Zarzuela ordenó hace casi seis años a Urdangarin romper con Nóos, la primera reacción del duque y de su socio en el instituto, Diego Torres, fue buscar a un experto internacional en fiscalidad. Fue así como conectaron con el abogado catalán Salvador Trinxet. La primera piedra de la evasión fiscal se puso el 10 de marzo del 2006. Ese día inscribió en el registro mercantil de Gran Bretaña la empresa De Goes Center for Stakeholder Management LTD. El segundo movimiento fue crear en España una «empresa espejo» de la británica para justificar el continuo flujo de dinero. El tercer paso era controlar directamente el De Goes español sin que aparecieran directamente las empresas de los dos socios, para entonces ya bajo sospecha. Y la lavadora comenzó a funcionar.

De Goes?-Barcelona, convertida en una empresa de asesoramiento, pasaba millonarias facturas por estudios ficticios y trabajos nunca realizados a la nueva fundación, por la que, supuestamente, pasaron buena parte de dinero de las empresas del entramado Nóos como paso previo al extranjero. La sociedad, aparentemente, no tendría que tener problema para traspasar fondos a su matriz del condado de Surrey (que nunca fue nada más allá que una tapadera). Desde Surrey, Trinxet presuntamente usaba su red para hacer opaco ese dinero.

Iniciales I. U. y D. T.

Los expertos Antiblanqueo ya tienen en su poder anotaciones con las iniciales I. U. y D. T. con planes de usar a De Goes para sacar de España no menos de cinco millones de euros a través de la fundación para los pequeños discapacitados, que llegó a facturar en dos años 420.000 euros de dinero de administraciones públicas y privadas.