Rajoy promete actualizar las pensiones con el IPC y acabar con las prejubilaciones

Redacción digital / EFE

ESPAÑA

En su discurso ante el Congreso, el presidente anuncia una reducción del déficit de 16.500 millones de euros para llegar al 4,4 %. También promete hacer más pequeño el tamaño de la administración no aumentando ni reponiendo el personal público. Y el fin de los puentes.

19 dic 2011 . Actualizado a las 22:45 h.

Por fin llegó la hora de la verdad para el líder del Partido Popular y vencedor de las pasadas elecciones generales, Mariano Rajoy. Ya ha leído su discurso de investidura en el Congreso. Lo comenzó con un saludo de «respeto y consideración» al Gobierno en funciones y a Zapatero. También con una proclamación de que dedicará todas sus energias a luchar contra el paro. Y lo terminó sin desvelar cuál será la estructura de su Gobierno. Sólo ha confirmado un punto que ha defendido en público en numerosas ocasiones: la recuperación del Ministerio de Agricultura.

Rajoy inició su intervención con un recuerdo a las víctimas del terrorismo, pidiendo «compromiso a toda la nación» y declarando que «han de ser los españoles y no el Gobierno los motores del cambio».

El político pontevedrés, triunfador en las urnas el 20-N, dedicó los primeros minutos de su discurso a trazar el diagnóstico de la situación de España. Dio cifras supuestamente oficiales del paro: 5,4 millones de desempleados y una tasa del 23 %. Tras una valoración de las debilidades y fortalezas del país, pasó a las propuestas. Sobre la lucha contra el déficit público, Rajoy adelantó una cifra para el 2012: quiere reducirlo en 16.500 millones de euros para así conseguir el objetivo de déficit del 4,4 % del PIB. También insinuó que tiene dudas sobre si será posible cumplir co la cifra pactada para el año 2011 del 6%.