El plan estratégico de IAG condena a Iberia al «low cost», según el Sepla

El sindicato advierte de que la nueva compañía no ofrecerá billetes más baratos

la voz

El plan estratégico de IAG -grupo resultante de la unión entre British Airways e Iberia- para el período 2012-2015 parece no tratar por el mismo rasero a las dos compañías que lo integran. Según la sección sindical del Sepla (Sindicato Español de Pilotos de Líneas Aéreas) en Iberia, el proyecto tiene dos partes diferentes, la de la aerolínea británica y la de la española. El colectivo laboral señala que para la compañía inglesa recoge un crecimiento con inversión en flota moderna, «en relanzamiento de su marca, de su imagen actual y también en sus empleados». Por contra, añade, para la segunda lo que establece es «un decrecimiento en la matriz, la creación de una compañía de bajo coste y una horquilla enorme en largo radio que va de entre 27 y 45 aviones».

La formalización de esta nueva low cost, Iberia Express, el tercer intento de Iberia de lanzar una empresa de estas características después de las experiencias de Viva Air y Clickair, parece que tampoco acabaría favoreciendo a los pasajeros, ya que, según el Sepla, esto no va a abaratar el precio de los billetes.

En este sentido, las últimas estimaciones realizadas desde el colectivo de pilotos Sepla apuntan que el ingreso por cada plaza y kilómetro ofertado (ako) «superará los siete céntimos de euro, lo cual es muy superior a los estándares de la industria de bajo coste, donde oscila entre los tres y los cinco céntimos». Por eso, añaden que «la previsión, pues, no es vender más económico. En caso de que Iberia pretenda lograr esa ratio de ingresos tiene que poner los billetes más caros». El Sepla puntualiza que una objeción que podría poner un directivo es que «en esos ingresos incide la longitud de las etapas, pero lo que va a hacer Iberia Express, según todas nuestras noticias, es lo mismo que las aerolíneas low cost».

Desde Iberia han puntualizado que la nueva línea aérea no funcionará como una compañía de bajo coste al uso. Entre otras cosas, explican, va a diferenciar entre plazas de turista y de primera clase. También dará la opción de poder facturar el equipaje hasta el destino final, aunque haya que cambiar de aeronave. Todo eso no puede hacerse en las líneas de bajo coste convencionales.

En este sentido, fuentes de Iberia han reiterado que el nacimiento de la nueva aerolínea forma parte de la estrategia «para el futuro» de la compañía. Y añaden que, «pese a lo que alegan los pilotos, no vulnera ningún acuerdo legal».

Huelga

Pero desde el Sepla no se dan por vencidos y amenazan con llegar a una huelga en caso de no ser escuchadas sus reivindicaciones. Los términos del paro están todavía por fijar. Aseguran que Iberia Express pisotea algunos de los puntos del convenio colectivo todavía en vigor. La negociación del nuevo está paralizada, a la espera de que el Sepla estudie la propuesta de Iberia de dejar en manos de un mediador la reanudación de las conversaciones.

Uno de los puntos del convenio colectivo vigente que echaría por tierra la puesta en marcha de la nueva compañía sería, según explican los pilotos, el que impide «hacer crecer a la británica en detrimento de la española». También, añaden, vulneraría el que frena la externalización de la producción de la empresa matriz y el que fija que la producción del aeropuerto de Barajas tiene que ser realizada por pilotos de Iberia.

Además, dicen, la constitución de la low cost, al contrario de lo que defienden desde Iberia como estratégico, tampoco ayudaría a la imagen de la compañía. Para los pilotos, lo único que haría es deteriorar la marca.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El plan estratégico de IAG condena a Iberia al «low cost», según el Sepla