Rubalcaba hace un debate de opositor y Rajoy escapa del cuerpo a cuerpo

Redacción digital

ESPAÑA

El candidato popular pide un cambio para regenerar la economía española y el socialista hace un llamamiento contra la abstención y también acusa al popular de ambigüedad en su programa. Este fue muy prudente en todo el cara a cara.

08 nov 2011 . Actualizado a las 02:53 h.

23.49. Termina el debate con la alocución de Campo Vidal, que ha agradecido a los candidatos su presencia en el cara a cara y reclama que se consolide la tradición de estos espacios.

23.46. Rubalcaba pide a los ciudadanos que voten el día 20 («Con la abstención no se consiguen becas»). Pide que la salida de la crisis («en na situación muy complicada») no tiene que llevarse por delante poniendo en cuestión las «seguridades elementales y la protección social» de España. El socialista también dice que España «es un gran país» y pide a los ciudadanos su «confianza».

23.43. Rajoy pide un cambio para regenerar la economía española y poder conservar el Estado de Bienestar. «Se puede hacer», dice a los ciudadanos antes de proclamar que España «es una gran nación».

Llega la hora de pedir el voto

23.41. Rajoy cuestiona la política exterior del Gobierno en una intervención muy apresurada (por falta de tiempo) en la que se desgranan dos ideas: faltó previsibilidad y un mayor aprovechamiento económico de las relaciones diplomáticas. Rubalcaba responde con la entrada de España en el G20.

23.40. La paz duró poco. «Me ha dado un estacazo», dice Rajoy sobre la cita de Rubalcaba a los índices de delincuencia. Se enzarzan, sin tiempo, para aclarar posturas o intercambiar más reproches. Pasan a política exterior.

23.39. Rajoy recoge el guante -sea cuál sea su posición en el futuro- sobre la política antiterrorista. Buenos propósitos en este apartado.

23.36. Rubalcaba habla de seguridad. Recuerda que ambos fueron ministros de Interior (y dice que Rajoy tuvo cifras muy altas de delincuencia) y reprocha al PP que en su día eliminara policías y guardias civiles. Habla por primera vez de ETA y ofrece, «pase lo que pase, tanto en el Gobierno como en la oposición», su colaboración a Rajoy en este tema.

23.35. Momento surrealista. Se ponen a hablar de los pueblos de Cádiz para insistir hablando de las diputaciones sin mover un ápice sus posturas.