Las negociaciones entre PP y PSOE para reformar la Constitución, muy avanzadas

Presentarán una proposición de ley que introduzca una regla de gasto en la Carta Magna.


El PSOE y el PP tienen «muy avanzado» el acuerdo para presentar una proposición de ley que introduzca una regla de gasto en la Constitución, a fin de garantizar la estabilidad presupuestaria de todas las administraciones, han confirmado a Efe fuentes de ambos partidos.

La propuesta ha sido lanzada hoy por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y aceptada por el líder de la oposición, Mariano Rajoy, durante el debate en el Congreso del decreto ley con nuevas medidas para reducir el déficit, que ha sido convalidado por la Cámara Baja.

Pero el anuncio de Zapatero de convocar las elecciones generales para el 20 de noviembre obliga a agilizar los plazos para aprobar esta reforma, ya que las Cortes Generales quedarán disueltas el 27 de septiembre.

De hecho, el presidente del Congreso, José Bono, ha avisado de que la propuesta debe entrar en la Cámara antes del próximo viernes para que haya tiempo de cumplir con todos los plazos reglamentarios para su tramitación, si se quiere aprobar en esta legislatura.

Las fuentes del PSOE y del PP consultadas por Efe han asegurado que las negociaciones están muy avanzadas y que casi con toda probabilidad habrá un documento listo mañana o pasado mañana.

A su salida del pleno, Zapatero ha sido preguntado por el acuerdo con Rajoy sobre ese asunto y ha recordado que no es el primer consenso que alcanza con el líder de la oposición. «Bueno, ha habido alguno más», ha señalado.

Sobre la propuesta, la vicepresidenta económica, Elena Salgado, ha comentado que «no es tan importante conocerla o no», ya que «hay un grupo de personas que puede estar trabajando».

«Lo que sí es importante -ha puntualizado- es que el presidente de Gobierno lo ha hablado con el señor Rajoy», y este haya dicho que «está dispuesto» a apoyarlo.

A la pregunta de si la propuesta está ya muy avanzada, Salgado se ha limitado a decir que van a colaborar con los grupos.

El presidente de la Comisión Constitucional del Congreso, Alfonso Guerra, ha señalado en declaraciones a los medios que «las decisiones de este tipo hay que pensarlas mucho».

Guerra ha puesto el acento en que «Europa tiene una contradicción enorme, porque necesita una unidad política muchísimo más fuerte» pero algunos gobiernos, como el alemán, son claramente contrarios.

A su entender, «Europa tiene que despertar», porque «está varada en un puerto del que no quiere salir», cuando lo que necesita es hacer una unidad política «profunda, seria y coherente» para no terminar siendo «un gran museo y una especie de residencia para la tercera edad muy grande».

El portavoz económico del PP, Cristóbal Montoro, ha aplaudido que el Gobierno haya planteado esta reforma para limitar el déficit y que se «avenga» así a las «tesis» que durante «mucho tiempo» ha defendido Rajoy.

Tras lamentar que la propuesta se produzca en el «tramo final» de un Gobierno socialista que ha llevado «al mayor déficit público» del país, Montoro ha apuntado, no obstante, que será «muy positivo para España» que esa norma se fije en la Carta Magna.

El portavoz de CiU en el Congreso, Josep Antoni Duran i Lleida, ha dicho que, en principio, su partido no rechaza la reforma de la Constitución, si bien ha apelado a «ver de cerca» la letra exacta de la propuesta de modificación.

Ha insistido en que la decisión final de CiU estará «en función de la letra», si bien el «espíritu» no es contrario con lo que la coalición cree que se debe hacer en todos los países europeos.

Duran ha apostado por tener «cierta flexibilidad» que permita a las administraciones un margen de adaptación y ha recordado que CiU es un opción «europeísta» que desde hace mucho tiempo sigue los pasos que la Unión Europea va marcando en esa dirección.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Las negociaciones entre PP y PSOE para reformar la Constitución, muy avanzadas