Los policías acusan a Interior de convertir Sol en símbolo del 15-M

El PP dice que Rubalcaba quiere hacerse «amiguito» de los indignados


madrid / la voz

El rebrote de la protesta en la calle de los indignados ha enfrentado a los agentes del orden con los mandos políticos. El Sindicato Unificado de Policía (SUP), mayoritario en el Cuerpo Nacional de Policía, pidió ayer al Ejecutivo central que no convierta la Puerta del Sol en un símbolo de los indignados. «No podemos pasar de permitir una acampada chabolista durante meses a cortar el libre tránsito por la plaza, desviando autobuses, cerrando el metro y acordonando la zona como si fuera el Congreso de los Diputados el 23-F», reprochó el SUP en un comunicado.

El secretario general de este sindicato, José Manuel Sánchez Fornet, acusó directamente a la delegada del Gobierno en Madrid, María Dolores Carrión, de haber cometido errores políticos. «Alguien se ha empeñado en que como los indignados han tomado la Puerta del Sol como un símbolo, nosotros también tenemos que tomarla como demostración de que no los vamos a dejar instalarse allí», arguyó.

Los policías se dirigen también a los indignados que, según el SUP, tienen razón «en todo lo que dicen y piden». Pero les advierten de que no deben confundir «el fin con los medios». «No se logrará el apoyo de los ciudadanos cortando el tráfico en las calles o montando poblados chabolistas en las plazas», advierte el comunicado.

Por el contrario, el Sindicato Profesional de Policía (SPP) se felicitó de que la delegada del Gobierno haya abandonado su «pasividad» y «dejadez» sobre el 15-M y haya ordenado «por fin» que se haga cumplir la ley.

Intento de retomar Sol

La tensión en la calle se mantuvo ayer en Madrid. La estación de metro y cercanías de Sol fue cerrada de nuevo ante la decisión de los indignados de tratar de retomar la Puerta del Sol tras celebrar una asamblea en la plaza de España. Un fuerte dispositivo policial que controlaba el acceso al lugar se lo impidió. «Dejadnos pasar, venimos a comprar» y «Esta es la plaza del pueblo» fueron algunas de las consignas de los manifestantes. La policía detuvo ayer a tres personas durante las protestas, que, sumadas a las dos que fueron arrestados el pasado martes, elevan ya a cinco el número de detenciones en esta nueva ola de algaradas callejeras.

En el terreno político, el dirigente del PP Esteban González Pons acusó al ministro del Interior, Antonio Camacho, de actuar al dictado del candidato del PSOE, que, según añadió, pretende hacerse «amiguito» de los indignados. «No sé si Camacho a día de hoy obedece a los intereses de los españoles o a los intereses electorales de Rubalcaba», señaló Pons.

El candidato del PSOE, por su parte, apuesta por «un acuerdo para que el 15-M pueda tener un lugar estable para informar», según aseguró en Twitter su equipo de campaña. La coordinadora electoral del PSOE, Elena Valenciano, explicó que este espacio para informar «de forma tranquila» debería ser consensuado con el Ayuntamiento de Madrid, mientras el portavoz de los socialistas catalanes, Miquel Iceta, afirmó que la izquierda tiene que «escuchar» y «atender» a los indignados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Los policías acusan a Interior de convertir Sol en símbolo del 15-M