Condenan al exteniente de alcalde de Sevilla por acosar a una funcionaria

Antonio Rodrigo Torrijos destituyó a la directora de la Oficina de la Bici por negarse a aceptar unas órdenes que «no eran viables» legalmente.


Antonio Rodrigo Torrijos (IU), primer teniente de alcalde en el anterior Gobierno municipal de Sevilla, ha sido condenado por acoso laboral a la directora de la Oficina de la Bici, a la que destituyó por negarse a aceptar unas órdenes que «no eran viables» legalmente.

El Juzgado de lo Social 6, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, considera demostrado que Rodrigo Torrijos participó en una «actuación vulneradora de los derechos fundamentales» de la funcionaria, a la que cesaron «por no querer acogerse a las órdenes y directrices del señor Torrijos».

Rodrigo Torrijos, que sigue siendo concejal tras la victoria electoral del PP en las elecciones de mayo pasado, se encuentra imputado en las diligencias por presuntas irregularidades en Mercasevilla que investiga la juez de instrucción 6 de Sevilla.

Pese a que ya no tiene responsabilidad en el gobierno municipal, la sentencia le condena a «cesar en su conducta de acoso» y a la Gerencia de Urbanismo de Sevilla a reponer a la funcionaria a un puesto «acorde con su categoría y formación».

Según los hechos que la sentencia considera probados, altos cargos de la Gerencia de Urbanismo y el propio Torrijos intentaron que J.G.J., directora de la Oficina de la Bici, paralizara y rectificara una proyecto de vías ciclistas en las barriadas sevillanas del Parque Alcosa y Polígono Sur, pese a que dicho plan estaba en marzo de 2010 «prácticamente ejecutado» y la empresa había llegado a cobrar por él.

La alta funcionaria se negó, alegando que tal modificación no podía realizarse porque el proyecto ya estaba elaborado y «respondía a una subvención con unos parámetros ya aprobados».

Torrijos y el vicegerente de Urbanismo intentaron obligar a la funcionaria a cumplir «una modificación del expediente que el propio Servicio de Contratación informa de que es viable, intentando así obligarle a asumir la responsabilidad de tal actuación, utilizando diversos medios para intentar paralizar el mismo, saltándose las competencias» de la demandante, añade el fallo.

En tal situación, y tras su descanso de la Semana Santa, J.G.J.

se reincorporó a su trabajo y el 5 de abril de 2010, a las 08.00 de la mañana, recibió en su despacho la visita de Rodrigo Torrijos, quien «sin más, y en tono elevado, le manifiesta que va a ser cesada en su puesto porque está harto de ella», y ese mismo día la funcionaria recibió su carta de cese.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Condenan al exteniente de alcalde de Sevilla por acosar a una funcionaria