Rubalcaba recorta la ventaja que el PP saca al PSOE, según el barómetro del CIS

Paula de Las Heras MADRID / COLPISA

ESPAÑA

Disminuye en 3,3 puntos la distancia con respecto a los datos de abril

28 jul 2011 . Actualizado a las 06:00 h.

El efecto Rubalcaba existe. La proclamación del exvicepresidente del Gobierno como candidato del PSOE a las próximas elecciones generales dio ayer el primer alegrón a los socialistas. Según el último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), con él la derrota puede ser algo menos contundente de lo que cabía esperar hace unos meses. Si en abril la ventaja adjudicada al PP alcanzaba los 10,4 puntos, ahora estaría en 7,1.

La mayor parte de la mejora es atribuible directamente al candidato, porque es el PSOE el que sube 2,6 puntos, respecto al sondeo anterior. Los populares, en cambio, ven rebajadas muy ligeramente sus expectativas, al pasar de un 43,8 % en intención de voto a un 43,1 %. A tenor de estos datos, su victoria podría ser en todo caso holgada, pero los socialistas creen que los datos pronostican un «cambio de tendencia». Lo cierto es que la encuesta, realizada en la misma semana en la que Alfredo Pérez Rubalcaba pronunció su discurso de proclamación (el día 9) arroja buenos indicios para el dirigente socialista. Aunque también los populares tienen motivos para sentirse satisfechos. A la pregunta de «¿quién cree usted que sería mejor presidente del Gobierno?» un 39,9 % señala al cabeza de cartel del PSOE, frente a un 31,9 % que apunta a Rajoy. Sin embargo, el líder del PP gana entre los votantes de centro por un 42,5 % frente al 26,4 %. Y es una máxima sociológica que quien gana el centro gana las elecciones. Cabe resaltar que la muestra del sondeo, de casi 2.500 entrevistas, obtuvo una infrarrepresentación de votantes del PP de algo más de diez puntos. Si en las últimas elecciones fueron el 39,9 % del total, en esta solo se declaran como tales el 29 %.

Confianza

Lo que está claro es que el PSOE acertó al sustituir a Zapatero. El presidente del Gobierno ya despierta poca o ninguna confianza en el 81,5 % de los encuestados. Rajoy también puede congratularse porque, tras la victoria electoral del 22 de mayo, ha mejorado sustancialmente la opinión que de él tienen sus votantes. Seis de cada diez dicen ahora que les inspira mucha o bastante confianza (similar al resultado que obtiene Rubalcaba entre los suyos) y ha bajado en 12,5 el porcentaje de los que le tienen poca o ninguna (del 50,7 % al 38,2 %). Además, cuando se pregunta quién está más capacitado para gestionar distintos asuntos, entre el Gobierno y la oposición, esta triunfa en el empleo, la economía y el Estado autonómico.