La recuperación de Lorca no va a ser rápida ni fácil, dice Chacón

La primera valoración estima en 600 millones de euros el coste de los daños


redacción / la voz

El primer fin de semana en Lorca después de los terremotos de magnitud de 4,4 y 5,1 en la escala Richter que destrozaron la ciudad no tiene nada que ver con los anteriores a la tragedia, llenos del bullicio de la gente y los comercios abiertos. Silencio y llanto continúan siendo la tónica entre los afectados, aunque el aspecto de la ciudad va mejorando poco a poco gracias a las labores de desescombro.

Sin embargo, tal y como lo manifestó ayer la ministra de Defensa, Carme Chacón, podrían pasar meses antes de que Lorca y sus habitantes recuperen la normalidad. «Queda mucho por hacer» y el proceso «no va a ser ni corto ni fácil» declaró la ministra, que añadió que la atención ahora se centra en dar cobijo, alojamiento y alimentos a la población. Aunque muchos de los afectados han podido regresar a sus casas y otros se han desplazado junto a familiares de otras localidades, fuentes del ayuntamiento señalaron que aún quedan unas 4.000 personas en los campamentos y que al menos la mitad podrían tardar meses en abandonarlo, ante la imposibilidad de desplazarse a otros sitios.

Chacón resaltó la coordinación entre las Administraciones, así como entre la UME y el resto de cuerpos de seguridad del Estado para promover una recuperación que se prevé lenta: hay que realojar a muchas personas, los comercios tardarán algún tiempo en abrir porque la mayoría están dañados y la reconstrucción de los barrios más afectados podría tardar meses. Una primera valoración hecha por los técnicos de la comunidad autónoma estima en 600 millones de euros el coste de los daños. El aspecto de las calles era ayer semejante al de los últimos días: personas deambulando con maletas, otras lamentado el estado de sus viviendas y dudando si entrar o no a pesar de la marca verde en la entrada, los más precavidos con casco para protegerse en caso de que caigan más cascotes y unidades del Ejército y de los servicios de emergencias trabajando sin descanso.

La ministra de Sanidad, Política Social e Igualdad, Leire Pajín, destacó ayer la «fortaleza emocional» de las 17 personas heridas que continúan ingresadas en el hospital Virgen de la Arrixaca, de Murcia, y dio una buena noticia: los tres más graves, -dos mujeres de 36 y 73 años, y un niño de 3- están fuera de peligro.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La recuperación de Lorca no va a ser rápida ni fácil, dice Chacón