Rubalcaba y Chacón afinan sus estrategias

la voz

Ni Rubalcaba ni Chacón abrieron ayer la boca en la ejecutiva cuando se abordó la sucesión de Zapatero. Tampoco después, cuando les preguntaron los periodistas con insistencia. Es lógico. Pero la guerra subterránea parece que ya ha estallado. Fuera de los focos. Los partidarios del vicepresidente y de la ministra de Defensa han intercambiado acusaciones, anónimas por supuesto, de juego sucio y deslealtad, según algunas fuentes. La tesis que estarían vendiendo los primeros es que Chacón quiere que Zapatero repita para, después de perder con Rajoy, presentarse como adalid de la renovación. Los segundos acusan a los afines a Rubalcaba de lanzar el mensaje de que España no está preparada para una presidenta catalana.

Al margen de maledicencias, los posibles escenarios son estos: Rubalcaba sería candidato solo si no hay primarias y cuenta con un respaldo mayoritario del partido; Chacón estaría dispuesta a competir en unas primarias si el presidente del Gobierno tira finalmente la toalla. El ministro del Interior parte con clara ventaja, pues cuenta con el respaldo del «aparato» -aunque José Blanco no se ha querido mojar- y el de barones como Fernández Vara, Patxi López y Óscar López. La operación para designarlo sin primarias está en marcha, ya que todos dan por hecho que Zapatero no se presentará. Chacón suma la de aquellos que no renuncian a la democracia interna; entre ellos, López Aguilar, Caldera, Pajín, Torres Mora o Tomás Gómez, al que Rubalcaba quiso poner la proa cuando se enfrentó a Trinidad Jiménez. Barreda no se define por ahora.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Rubalcaba y Chacón afinan sus estrategias