Rajoy se reencuentra con Camps y se mete hasta en la mascletà

El líder del PP acude a las Fallas junto a un Camps lesionado en una visita marcada por la sátira.


El líder del PP, Mariano Rajoy, ha regresado hoy a Valencia un año después de su última visita, también por Fallas, y se ha reencontrado con un Francisco Camps que pese a su hernia discal no ha querido dejar de acompañarle en una visita marcada por la sátira, la indumentaria y la pirotecnia falleras.

Tras ser recibido en la estación provisional del AVE por el president de la Generalitat, Francisco Camps, y la alcaldesa, Rita Barberá, Rajoy se ha desplazado hasta la comisión de la falla ganadora de este año, Convento Jerusalén-Matemático Marzal, rodeado de altos cargos de la Generalitat y del PP.

Sin embargo, solamente ha podido ver en ella cómo se le ha retratado como un «pájaro de mal agüero» y enjaulado, pues el tradicional letrero que «explica» la idea de los ninots más característicos desapareció ayer.

«Pájaro de mal agüero (Rojoyeris Inutilus). Espécimen especializado en señalar cataclismos, desastres, debacles, etc, con un comportamiento peculiar. Culpa a los demás, deja su excremento y desaparece», rezaba el cartel que hoy no han podido leer ni la comitiva popular ni las miles de personas que verán el monumento -que lleva por lema El cazador cazado- hasta que, mañana, las llamas lo devoren.

Junto a su ninot está, también enjaulado y en este caso con su correspondiente letrero, el de José Luis Rodríguez Zapatero, descrito como «pájaro bobo» y «apardalado».

La comitiva ha tenido importantes dificultades para poder rodear el monumento para contemplarlo, pues la gran afluencia de público y de periodistas ha creado algunos momentos de tensión.

Camps, en reposo absoluto desde el pasado lunes, ha optado por retirarse unos minutos antes y partir en furgoneta hacia el Ayuntamiento.

Según la portavoz del Gobierno valenciano, Paula Sánchez de León, Camps sufre una hernia discal «con dolor agudo y reducción importante de la movilidad», por la que ayer tuvo que ser sometido a una infiltración en un hospital público valenciano.

Por su parte, Rajoy y Barberá, comandando la extensa comitiva oficial y política, han querido darse un paseo hasta la Casa Consistorial por la céntrica calle de San Vicente, donde han recibido aplausos y saludos de viandantes y turistas.

Rajoy y Barberá han escuchado también gritos de rechazo, pitos y reivindicaciones, entre otros grupos, del colectivo que reclama la custodia compartida y protesta por el incumplimiento de la promesa electoral del PP de aprobar la correspondiente ley durante esta legislatura en Les Corts Valencianes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Rajoy se reencuentra con Camps y se mete hasta en la mascletà