Mas pide un frente común catalán para exigir el concierto económico

El próximo presidente de la Generalitat llama a iniciar «la transición nacional» hacia el derecho a decidir


Barcelona/colpisa.

Aunque el futuro presidente de la Generalitat pone la crisis, la lucha contra el paro, la educación y el pacto fiscal como los ejes de su política de Gobierno para los próximos cuatro años, el derecho a decidir del pueblo catalán es el gran reto a largo plazo para Artur Mas. Cataluña debe emprender su propia «transición nacional» hacia el derecho a decidir y la primera estación de este camino será la exigencia de un concierto económico como el que ya disfruta el País Vasco, para lo que pidió un frente común catalán, dijo ayer durante su discurso de investidura.

Artur Mas, que será elegido presidente del Gobierno catalán este jueves en segunda votación, esbozó las líneas maestras de la que será su presidencia de la Generalitat. Habló de crisis, enseñanza y sobre todo de autogobierno. «Igual que España hizo su transición democrática una vez acabada la dictadura, Cataluña debe encarar su transición nacional», proclamó Mas. «Cataluña debe forjar su propio camino de futuro», añadió. Según el candidato de CiU, la sentencia contra el Estatuto ha dejado «claro» que el pacto constitucional entre Cataluña y el resto del Estado «no da más de sí». «Hay que comenzar un nuevo camino, si Cataluña es una nación, los catalanes tenemos el derecho democrático a decidir lo que más nos conviene como pueblo», señaló.

Eso sí, Mas afirmó que los grandes anhelos nacionales de la sociedad no se conseguirán sin grandes mayorías sociales. «El derecho a decidir aconseja ejercerse sobre mayorías amplias cualificadas o reforzadas para evitar dividir la sociedad en dos mitades, con el riesgo de fractura social que comporta», dijo. Un matiz importante con el que aleja cualquier posibilidad de convocar un referendo sobre la independencia a corto plazo, lo que le permitirá mantener una política de mano tendida hacia PP y PSC, que previsiblemente se abstendrán el jueves para facilitar su investidura en la segunda votación.

Por ello, fija la demanda de un nuevo pacto fiscal en línea con el concierto económico vasco como la primera estación del derecho a decidir. El presidente de la federación nacionalista, como ya dijo durante la campaña, explicó que la reclamación del concierto la aplazará al 2012, hasta la constitución de un nuevo Gobierno central. «Pretendemos condicionar nuestra política de estabilidad y gobernabilidad en Madrid a la consecución del pacto fiscal», remató.

Mas emplazó a los siete partidos con representación en el Parlamento catalán a que se sumen a su reivindicación, especialmente al PP, al que le dijo que no entiende que apoye el concierto en el País Vasco y lo rechace en Cataluña.

Reunión anticrisis

El primer grupo en intervenir en el debate de investidura fue el socialista, que estuvo representado por Joaquim Nadal, quien ya adelantó que su partido no votará a favor de la investidura en la primera votación. Pero nada dijo de cuál será la postura en la segunda votación, a pesar de que Mas le pidió que la facilitara con la abstención.

El futuro presidente sí recogió el guante que le lanzó Nadal al pedirle que asumiera la promesa que había hecho durante la campaña el candidato socialista José Montilla «de convocar inmediatamente, como primera medida, una cumbre sobre la crisis». Artur Mas le respondió que será lo primero que haga cuando sea investido, convocar a todos los partidos a una cumbre para abordar la manera de salir de la crisis económica que sufre la comunidad.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Mas pide un frente común catalán para exigir el concierto económico