Marruecos advierte que no será complaciente con los periodistas hostiles a sus intereses

La Voz RABAT/EFE.

ESPAÑA

17 nov 2010 . Actualizado a las 02:00 h.

El portavoz del Gobierno marroquí y ministro de Comunicación, Jalid Naciri, aseguró ayer que Marruecos no será complaciente con los periodistas que «manifiesten posiciones hostiles a los intereses» del país y precisó que Marruecos es «un país soberano y, en consecuencia, no será complaciente con los periodistas o cualquier otra persona que sostenga la tesis de los separatistas».

A su vez, varios periodistas españoles que han tenido problemas para informar sobre los incidentes que están teniendo lugar en El Aaiún, denunciaron ayer el odio que han sufrido ellos y sus compañeros, pidieron unidad en la profesión frente a estos problemas y lamentaron la «tibieza» del Gobierno español. El corresponsal de Abc en Rabat al que se le retiró su acreditación, Luis de Vega; la periodista de la cadena Ser Angels Barceló, que fue expulsada de la capital saharaui, y el colaborador de Radio Nacional de España Guillaume Bontoux, expulsado de El Aaiún, se manifestaron así en una mesa redonda sobre el desempeño de su trabajo en Marruecos y El Aaiún.

«La situación por los ataques y las presiones que sufrimos es catastrófica. De las acusaciones y los insultos se ha pasado a tener un poso de odio; ha llegado incluso a que el hecho de salir a trabajar a la calle signifique en algunos casos que se pueda poner en riesgo nuestra integridad física [...] están literalmente en la diana», dijo De la Vega. Barceló, por su parte, opinó que es inadmisible, y «no puede ser que el Gobierno de este país no vaya más allá de la petición de dejar entrar a los periodistas españoles».