Chaves lanza un aviso a Gómez por excluir a los que apoyaron a Jiménez

Los críticos califican de «purga en toda regla» que se hayan quedado sin un solo puesto en el comité electoral


madrid/la voz.

Tomás Gómez parece dispuesto a aplicar el rodillo. Su decisión de dejar fuera del importante comité electoral, que será el auténtico órgano de gobierno del PSM hasta las autonómicas de mayo del 2011, a quienes apoyaron a Trinidad Jiménez en las primarias así lo pone de manifiesto. Ni uno solo de sus 12 miembros formaron parte del bando perdedor. Este movimiento ha causado malestar en la ejecutiva federal del PSOE, aunque solo su presidente, Manuel Chaves, lo expresó públicamente al asegurar que le habría gustado «una decisión más integradora». No obstante, precisó que respeta lo que ha hecho Gómez, porque tiene libertad para elegir su equipo. El nuevo secretario de Organización, Marcelino Iglesias, se está moviendo discretamente para reconducir la situación.

El líder de los socialistas madrileños ha decidido refugiarse en su núcleo duro, en el que deposita toda su confianza, lo que de momento significa excluir al 48% que votó a la ahora ministra de Asuntos Exteriores. Incluso ha laminado a la secretaria de Acción Electoral del PSM, Ángeles Álvarez, uno de los más firmes apoyos de Jiménez. Gómez ha perdido la primera oportunidad de demostrar que su voluntad integradora proclamada enfáticamente la noche del 3 de octubre tras derrotar al aparato de Ferraz responde a la realidad.

Además, no es la primera actuación de Gómez contra sus críticos, ya que la semana pasada trató de apartar a Pedro Castro, al pedirle sin éxito que renunciara a ser el candidato a la alcaldía de Getafe por novena vez.

Los partidarios de Gómez tratan de quitar hierro a la exclusión de los que respaldaron a la candidata de Zapatero. Maru Menéndez, portavoz en la Asamblea de Madrid, rechazó que haya habido «ningún tipo de exclusión» y explicó que el comité electoral es «una herramienta para ganar las elecciones» y «un órgano de trabajo, de toma de decisiones, no de debate». Por su parte, el secretario de Comunicación, Eduardo Sotillos, afirmó que «se ha acabado ya lo de tomasistas y trinistas».

Pero el malestar entre los que sí se sienten excluidos es palpable. En privado hablan de que Gómez los está pasando «a cuchillo» y de «purga en toda regla». Pero algunos también han dado la cara. La propia Álvarez dijo que se siente «estupefacta» y que espera que se corrija la decisión, que indica una «deriva preocupante».

David Lucas se quejó de que ni siquiera fue llamado a participar en la reunión de la ejecutiva. «Esto demuestra que de integración, nada de nada, solo demuestra una actitud sectaria», dijo Óscar Blanco, portavoz de Socialistas por el Cambio.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Chaves lanza un aviso a Gómez por excluir a los que apoyaron a Jiménez