Zapatero afirma que nadie le está moviendo el sillón en el PSOE

Advierte que no habrá creación de empleo ni una recuperación económica perceptible hasta el 2012


redacción/la voz.

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, fue ayer contundente: no hay ninguna lucha dentro del partido por el sillón que él ocupa. En una entrevista transmitida por Telecinco, Zapatero aseguró que cuenta con el respaldo del PSOE «desde que fui elegido». Así, reconoció su derrota en las primarias del pasado domingo en Madrid, en las que resultó ganador Tomás Gómez, reiteró que su candidata era Trinidad Jiménez, pero matizó que «entre compañeros, cuando se elige, las derrotas son otra cosa». Ante las voces de quienes dicen que es justamente este fracaso lo que dará paso al poszapaterismo, el presidente manifestó que aunque «las lecturas de los hechos políticos son libres», la supuesta batalla por su relevo no se corresponde con la realidad.

Al respecto, se reservó el derecho de hablar de la candidatura del PSOE para las elecciones generales del 2012 «hasta que llegue el momento. Lo abordaré cuando considere conveniente». En todo caso, apuntó que el respaldo de los socialistas ha sido espectacular en los momentos en que como presidente «he tenido que tomar decisiones difíciles». Decisiones que, reconoció, consisten en «medidas que hay gente que no entiende y no respalda», lo que necesariamente provoca «una situación difícil en cuanto a intención de voto» en relación con el Partido Popular, que aventaja a los socialistas en las encuestas.

Rodríguez Zapatero aprovechó para advertir que pese a los ajustes adoptados por el Gobierno, no habrá creación de empleo ni una recuperación económica perceptible hasta el 2012. «En el 2011 seguiremos con dificultades», dijo, y añadió: «Lo que pido es esperar a que las medidas, como la reforma laboral, produzcan sus efectos, que no pueden ser milagrosos».

A este respecto, aseguró que es necesaria una reforma de los servicios de empleo «que no funcionan como a mí me gustaría», dijo, y que la baja en las cifras del paro pasan por «ampliar las posibilidades de los sectores industriales más competitivos», como es el caso de «la energía, las telecomunicaciones y los servicios sociales», que, aseguró, han conseguido crear empleo a pesar de la crisis. También hizo un llamamiento a las empresas pequeñas «a que se unan» para formar otras más grandes, ya que para salir de esta coyuntura hace falta un «cambio en el modelo productivo.

Renovación decisiva

En todo caso, y aunque se negó a dar el nombre de quien dirigirá el Ministerio de Trabajo tras la salida de Celestino Corbacho ?que abandona la cartera para concurrir en las listas del PSC a las elecciones autonómicas catalanas del próximo 28 de noviembre?adelantó que la misión de esta persona será «hacer un cambio en profundidad» en el ministerio, por lo que su función será decisiva.

Ante la posibilidad de una reducción en el número de ministerios, Zapatero subrayó que no se trata de una cuestión de números, sino de llevar a cabo una tarea que permita al país salir cuanto antes de la crisis, una tarea que, a su juicio, está cumpliendo «muy bien» el equipo económico del Ejecutivo, por lo que descartó esta medida.

Finalmente, enfatizó en la importancia de la moderación salarial, ya que «salir de la crisis es un esfuerzo de todos», lo que en su opinión justifica la congelación de las pensiones y la disminución del 5% de los salarios de los funcionarios, porcentaje que no se recuperará «hasta dentro de dos o tres años». Asimismo, apuntó a que salvo circunstancias excepcionales, no habrá más medidas de ajuste.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Zapatero afirma que nadie le está moviendo el sillón en el PSOE