Tomás Gómez reta al PSOE a revelar los últimos sondeos de las primarias

Zapatero trata de desligarse de los resultados y apela a una masiva participación, que favorecería a Jiménez


Redacción/La voZ.

Mañana, los 18.000 militantes socialistas de Madrid decidirán quién será su candidato para tratar de arrebatar a Esperanza Aguirre la presidencia de la Comunidad de Madrid. Pero resolverán algo más y de mayor trascendencia: si ha concluido la etapa de confianza ciega en Rodríguez Zapatero. La cúpula socialista es consciente de que una derrota de Trinidad Jiménez en las primarias se entendería como una desautorización de su principal valedor. Por ello, ayer tanto el secretario general del PSOE como su número dos en el Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, intentaron desligar a Zapatero de la batalla madrileña. No se juega «absolutamente nada», dijo la vicepresidenta. El que gane, sea quien sea, será «el candidato del PSOE» y, por tanto, «el candidato de Zapatero», argumentaron ambos.

La obviedad suena a marcha atrás. Una manera de cubrirse las espaldas ante la eventualidad de un resultado adverso. Algo que ni se planteaban hace unas semanas, cuando impulsaron la candidatura de Trinidad Jiménez. El efecto inmediato de este pliegue de velas ha sido el envalentonamiento de Tomás Gómez, quien ayer retó a la cúpula de su partido a hacer públicos los resultados de las últimas encuestas, que demostrarían un apreciable incremento de su nivel de popularidad. La razón que esgrimió el entorno de Zapatero para impulsar a Jiménez fue que era mejor valorada en los sondeos. Aunque Tomás Gómez aseguró ayer que, «por coherencia, nunca voy a utilizar públicamente las encuestas ni los datos que todos tenemos», sí afirmó que el suyo es, en este momento, «el proyecto político que tiene más probabilidad de ganar la Puerta del Sol», donde tiene su sede el Gobierno madrileño.

Jiménez promete generosidad

Zapatero eludió el cuerpo a cuerpo y optó por un perfil más institucional para apelar a una participación masiva de los militantes, convencido de que la movilización de los afiliados menos comprometidos favorece los intereses de Trinidad Jiménez. «Deseo que el PSOE de un ejemplo de participación y ejemplo democrático», manifestó en RNE. La ministra de Sanidad fue un paso más allá que su presidente y, en un esfuerzo por atraer a los simpatizantes de su oponente, prometió ser generosa si gana, con lo cual abrió la puerta a incorporar a Tomás Gómez a su candidatura.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Tomás Gómez reta al PSOE a revelar los últimos sondeos de las primarias