Zapatero dice que el PP recurre todo lo que no puede ganar en el Congreso

Rajoy pide silencio a su partido sobre el Estatuto y asegura que será «la fuerza clave» para el cambio en Cataluña


madrid/la voz.

Cinco días después de hacerse público y sin que se conozca todavía la sentencia, el fallo del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña sigue marcando la agenda política. Y por lo visto ayer, el Gobierno es el más interesado en que sea así, mientras el PP, que fue el que interpuso el recurso, trata de pasar página. El jefe del Ejecutivo, José Luis Rodríguez Zapatero, aprovechó una rueda de prensa en la Moncloa junto al presidente de Siria, Bachar al Asad, para acusar a los populares de tratar de ganar con recursos en el Constitucional «lo que pierde, siempre, políticamente por las mayorías parlamentarias o por la mayoría social». Zapatero contrapuso esa actitud del PP a la «ardua» tarea que él acomete, que consiste en tratar de buscar acuerdos políticos en el Parlamento.

«El PP está en su derecho», dijo sobre los recursos interpuestos contra el Estatuto catalán y contra la ley del aborto, pero añadió que «los principios políticos, las posiciones de fondo, las marcan las mayorías parlamentarias». Entre esos acuerdos que intentará cerrar en los próximos días incluyó la reforma del mercado del trabajo, la del sistema financiero y la reforma de las pensiones en el marco del Pacto de Toledo.

Y mientras el presidente trata de mantener vivo el debate, Rajoy lo rehúye y lo da por superado. Ayer, el líder del PP instó a la dirección de su partido a no entrar en confrontación con el Gobierno en torno al Estatuto catalán. Aseguró que acata y respeta el fallo y que ahora hay que centrarse «en el futuro», al tiempo que se mostró convencido de que el PP será la «fuerza clave para el cambio» en Cataluña y de que el recurso contra el Estatuto no le pasará factura en las elecciones.

Insistió en que no entrará a valorar la sentencia «para no contribuir a generar más confusión», algo de lo que culpó a Zapatero por haberse erigido en «protagonista» y «actor principal» de la polémica sobre la reforma del Estatuto catalán, «desde el primero hasta el último momento». Acusó por ello al presidente de frivolidad, de cortoplacismo y de «total ausencia de miras».

Blanco pide cambios legales

El ministro de Fomento y vicesecretario general del PSOE, José Blanco, se mostró partidario de acometer cambios en leyes orgánicas tras el fallo del Constitucional para posibilitar «un mejor entendimiento» con esa comunidad. Afirmó que «una inmensa mayoría» de catalanes no está satisfecha con la sentencia y «tiene una contrariedad que tenemos que entender».

No obstante, en un comentario publicado en su blog personal el ministro afirma que «cuando cesen los aspavientos de rigor» se comprobará que el autogobierno de Cataluña sale fortalecido. Blanco asegura que eso es algo que conocen «mejor que nadie los catalanes», aunque algunos «se sientan obligados a sobreactuar» por un agravio que no han cometido ni el Gobierno de España ni el Tribunal Constitucional, «sino quienes lo han combatido por tierra, mar y aire». Critica por ello que Rajoy trate ahora de «confundirse con el paisaje, haciendo como si la cosa no fuera con él».

Y si el debate sobre el Estatuto no está cerrado en Madrid, mucho menos lo está en Cataluña. El portavoz del PSC, Miquel Iceta, aseguró que su partido defenderá en el Congreso la integridad del texto del Estatuto, tal y como figuraba antes del fallo del Constitucional. Los socialistas catalanes exigieron a CiU, ERC e ICV mayor concreción sobre su propuesta de que el PSC se sume a una estrategia catalana en el Parlamento para defender el Estatuto. «Pongámonos de acuerdo. La unidad no será sencilla, pero la mejor manera será hacer piña alrededor de lo que se votó», explicó Iceta frente a las propuestas del resto de partidos catalanes, que exceden el Estatuto. Por ello, aseguró que el PSC aboga por «rehacer el pacto estatutario y conseguir la plenitud» del Estatuto.

Los partidos catalanes se preparan para la manifestación del próximo 10 de julio. Pero también aquí hay polémica. El PSC se resiste a marchar bajo el lema «Nosotros decidimos. Somos una nación», ya que se parece mucho al «derecho a decidir» que defiende el líder de CiU, Artur Mas. El PSC propone que en la cabecera de la marcha figure solo una señera, ya que «no hay símbolo que una más a los catalanes que su bandera».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Zapatero dice que el PP recurre todo lo que no puede ganar en el Congreso