El Supremo exige al Banco Santander que aclare el patrocinio a los cursos de Garzón

El juez Marchena quiere conocer los pormenores de las polémicas subvenciones antes de que declare Botín


MADRID.

El magistrado del Tribunal Supremo Manuel Marchena, instructor de la causa contra Baltasar Garzón por los pagos de los cursos de Nueva York, en la que el juez está imputado por cohecho y prevaricación, requirió ayer a un antiguo responsable del Banco Santander que le entregue todo el expediente sobre los patrocinios de su entidad a las jornadas que dirigió Garzón en la ciudad estadounidense entre el 2005 y el 2006.

Tras cuatro de horas de declaración, el que fue delegado del Santander en Estados Unidos, Gonzalo De las Heras, deberá volver al alto tribunal con toda esta documentación antes del 18 de mayo, porque el magistrado instructor no quedó satisfecho con las pruebas y respuestas dadas por el testigo.

El magistrado Marchena quiere conocer los pormenores de las subvenciones otorgadas por el banco antes de que declare su presidente, Emilio Botín, el 19 de mayo. Es por ello, según señalaron fuentes judiciales, que el instructor se mostrase especialmente «meticuloso» en conocer el «expediente completo» de los patrocinios, y consideró insuficientes los documentos aportados por el testigo. Las mismas fuentes comentaron que Marchena quiere llegar «hasta el fondo» en la causa y para ello pretende recoger toda la documentación posible para valorar si Garzón solicitó subvenciones al Santander en su condición de juez de la Audiencia Nacional, como afirman los querellantes y niegan los responsables del banco y los directores de la Universidad de Nueva York, el centro donde se desarrollaron los cursos.

«Ambiciosa» propuesta

De las Heras fue el responsable del Santander que se reunió con Garzón en Nueva York para conocer la «ambiciosa» propuesta de los cursos, como así le comunicó después a Botín. Un calificativo que se refería no al presupuesto de las jornadas, sino al programa de conferenciantes que pretendía reunir el juez, según señaló ayer el testigo.

El Santander patrocinó con 302.000 euros las jornadas que dirigió Garzón, quien, meses después archivó una querella contra Botín en la Audiencia Nacional por la causa de las «cesiones de crédito». Entonces, la Fiscalía no vio delito y la Sala de lo Penal de este tribunal confirmó el archivo del proceso.

Gonzalo de las Heras aseguró que nunca habló de dinero con el juez. Así lo señalaron a Efe fuentes jurídicas presentes en la declaración, que han añadido que De las Heras ha insistido en varias ocasiones en que el Santander decidió patrocinar los cursos en atención a su contenido y al «relieve» de los invitados -entre los que figuraban varios jefes de Estado latinoamericanos-, sin que la «personalidad» de Garzón influyera en la concesión de las ayudas.

Durante su comparecencia en el Tribunal Supremo, el ex responsable del banco ha negado además, a preguntas del fiscal, que la entrega de dinero por parte de la entidad tuviera como fin predisponer al magistrado a favor del Santander en futuras causas judiciales que pudiera corresponderle instruir.

Según las fuentes consultadas, el testigo ha manifestado varias veces que en las conversaciones que mantuvo con Garzón «jamás» se habló de dinero o de los «aspectos económicos» de los cursos y que las cantidades satisfechas por la entidad bancaria fueron acordadas con el ex director del Centro Rey Juan Carlos I de la Universidad de Nueva York, James D. Fernández.

De las Heras también manifestó que la autorización para la subvención le fue dada por teléfono por el propio presidente del Banco Santander, Emilio Botín, que en esa comunicación no le habló del «régimen retributivo» de Garzón ni de cualquier otro de los participantes en los cursos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El Supremo exige al Banco Santander que aclare el patrocinio a los cursos de Garzón