La ultraderecha tumba al superjuez, dicen en el extranjero


Los principales periódicos internacionales se hicieron ayer un amplio eco del auto que deja al juez Baltasar Garzón a un paso de ser juzgado por prevaricación a raíz de su investigación sobre las desapariciones y crímenes en el franquismo.

Algunos medios, como Le Monde, publicaron un editorial sobre el magistrado, al que todos se refieren como el superjuez. La mayoría de las cabeceras coinciden en señalar que la ultraderecha ha logrado tumbar a un juez «con amplio prestigio internacional».

Este medio británico califica a Garzón de «investigador formidable que ha construido una reputación mundial». Y añade: «Desde dictadores hasta los terroristas de ETA, todos han llegado a temer al magistrado de cabello plateado». El rotativo cree que los partidarios del juez ven en los ataques «una orquestada campaña destinada a impedir la investigación sobre la corrupción que asola al PP».

El periódico francés resalta que más de doscientas organizaciones de defensa de los derechos humanos y de juristas de todo el mundo, incluyendo a la ex fiscala del Tribunal Penal Internacional para la ex Yugoslavia Carla del Ponte, firmaron una carta de apoyo al juez». Para el diario, «Garzón es un pionero y un defensor de la justicia universal, aunque eso le valió numerosas enemistades tanto dentro de la judicatura como de la clase política». En un artículo se destaca que mientras «atacó a dictadores y terroristas, el juez era un héroe; al despertar el pasado franquista disparó la batalla política».

El periódico norteamericano señala que el ex presidente del Gobierno Felipe González y la ex secretaria de Estado del Ministerio del Interior entre 1994 y 1996, Margarita Robles, «se han echado a un lado» en la investigación, como una forma de devolverle el golpe «por la lucha promovida por el juez para acabar con la guerra sucia librada por el Estado contra ETA», en clara alusión a los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL).

El rotativo argentino dice en su información que, «apoyada por los mayoritarios sectores más conservadores del Poder Judicial, la ultraderecha ha conseguido enviar al banquillo de los acusados al juez Garzón».

El diario chileno habla de «cuerda floja» en referencia a la carrera judicial del «magistrado español más conocido a nivel internacional». En su editorial hace hincapié en las otras dos causas por posible prevaricación ante el Tribunal Supremo, ambas en fase de instrucción -los supuestos pagos recibidos por el Banco Santander para organizar unos cursos en la Universidad de Nueva York y otra por la intercepción de comunicaciones de algunos imputados en el caso Gürtel-.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

La ultraderecha tumba al superjuez, dicen en el extranjero