Montilla obliga a rectificar a Maragall para cerrar la crisis


Primero dijo que los catalanes están «fatigados» del Gobierno tripartito, luego escribió que «no tiene vigencia política más allá de su mandato actual» y que «ya hace tiempo que renunció a encarnar un proyecto integral de país». Con estas críticas demoledoras, el consejero de Educación, Ernest Maragall, incendió el PSC e indignó a José Montilla. Ante la gravedad de la crisis originada por sus sorprendentes declaraciones ayer dio marcha atrás y rectificó.

Maragall puso su cargo a disposición del presidente de la Generalitat en la reunión que ambos mantuvieron para zanjar la polémica, pero este rechazó su dimisión, aunque le pidió que rectificase. El hermano del anterior presidente no tuvo inconveniente en hacerlo y dijo que quería dejar bien claro que el tripartito sí tiene «proyecto de país, que ha tirado adelante desde el primer día» y lamentó «el perjuicio que le haya podido provocar» con sus declaraciones. Eso sí, se mantuvo firme en que el PSC debe replantearse su estrategia de futuro.

Antes, los socialistas catalanes trataron de cerrar filas en la comisión ejecutiva. Montilla intervino para dejar atrás un debate que consideró inoportuno y reivindicar la labor del Gobierno de cara a las elecciones previstas para otoño. Por eso, llamó al orden a los consejeros y les pidió que no se distraigan de sus objetivos, que son «gobernar bien, explicar bien y ganar bien».

Maragall tomó la palabra después de que lo hiciera el primer secretario e insistió en que el partido debe fortalecer un «perfil propio», pero aclaró que no tenía inconveniente en matizar, explicar y, si hace falta, rectificar. En el cónclave del PSC también participó el consejero de Economía, Antoni Castells, que como Maragall pertenece al sector catalanista del partido y que también es partidario de reforzar el PSC, que aseguró que por él se ponía «punto final» al debate.

En el trasfondo de esta crisis está el intento del sector catalanista del PSC, con los consejeros Castells, Maragall y Montserrat Tura a la cabeza, de colocar como número dos en las listas al propio titular de Economía, con lo que se situaría de hecho como el sucesor de Montilla si perdiera las elecciones.

Para contrarrestar estos movimientos, se había señalado que Carme Chacón podría ocupar ese puesto, pero el portavoz del PSC, Miquel Iceta, lo negó categóricamente después de haber hablado con la ministra de Defensa.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Montilla obliga a rectificar a Maragall para cerrar la crisis