Todas las corrientes socialistas exigen una rápida renovación del partido


Reforzado por su éxito en las urnas, Nicolas Sarkozy ya ha anunciado que lanzará «nuevas iniciativas sobre Europa» tras reunirse ayer con los 29 eurodiputados que ha conseguido su Unión por un Movimiento Popular (UMP). Aunque primero se concentrará en la remodelación gubernamental pendiente tras la salida de los ministros elegidos en las europeas. Ya contaba con sustituir a los de Agricultura (Michel Barnier) y Justicia (Rachida Dati), pero no moverá a su amigo Brice Hortefeux, titular de Trabajo, que resultó elegido por sorpresa eurodiputado.

Mientras, la secretaria general socialista vive sus peores momentos. Martine Aubry es la gran derrotada de estos comicios y todas las corrientes del partido la presionan y le exigen actos que supongan una rápida renovación. Su rival Ségolène Royal, que solo apareció junto a ella en un mitin, guarda silencio, pero sus partidarios ya exigen que se dé «la voz a los militantes».

El gran culpable de la debacle del PS es Europa Ecología, que consigue un empate a 14 escaños. Con el objetivo de «evitar la reelección de Barroso», el partido de Daniel Conh-Bendit, Dany el rojo , desbanca a los socialistas como segunda fuerza política en París y el sudeste. Hay quien les reprocha el efecto Home , un documental sobre la destrucción del planeta que la televisión pública emitió la noche del viernes y que enganchó a más de ocho millones de telespectadores.

El líder de Mayo del 68 ha dinamitado también las esperanzas del centrista François Bayrou, que deja de ser el tercer hombre por haberse pasado en un debate en el que acusó a Cohn-Bendit de complacencia con la pedofilia por un libro de 1975. El centro ha perdido casi la mitad de sus electores.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Todas las corrientes socialistas exigen una rápida renovación del partido