La Fiscalía investiga el «¡muera el Borbón!» de Tardà


El grito de «¡muera el Borbón» de Joan Tardà puede tener consecuencias jurídicas. De momento, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña ha solicitado a los Mossos d'Esquadra un informe sobre el acto y las circunstancias en los que pronunció el pasado sábado esas palabras. La iniciativa, que partió del fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, es el paso previo para determinar si sus manifestaciones constituyen un delito de injurias al Rey, ya que es necesario tener una versión oficial de los hechos más allá de las reseñas periodísticas. En caso de que se llegue a esa conclusión, correspondería a la Fiscalía de la Audiencia Nacional formular la acusación, dada la condición de aforado del diputado de ERC.

Antes de tomar una decisión, la Fiscalía analizará las palabras de Tardà y también tendrá en cuenta sus explicaciones posteriores, en las que dijo que su exclamación era una crítica a la monarquía como institución y no iban «contra la persona física» del Rey.

El político independentista llamó el lunes a José Bono por «educación y respeto institucional» -según escribe en su blog- para agradecerle la «ponderación» de su reacción al no «dejarse arrastrar por el aquelarre montado por la derecha nacionalista española». Tardà asegura que explicó al presidente del Congreso el significado histórico de las palabras «mori el Borbó».

Caradura, no sinvergüenza

También le aclaró que no lo llamó sinvergüenza, sino barrut, que significa caradura, por haber patrocinado, cuando era ministro de Defensa, la presencia de un ex miembro de la División Azul «en un desfile del Ejército español, lo que constituía un insulto a las víctimas de la dictadura». Pero lejos de zanjar la polémica, se reafirmó en su descalificación del Constitucional: «Le he corroborado que pronuncié la palabra corrupto atribuida al Tribunal Constitucional en el sentido de que, tal como lo interpretamos desde Cataluña, se trata de un órgano absolutamente partidista y, en consecuencia, deslegitimado para tocar ni una sola coma del texto estatutario aprobado por el pueblo de Cataluña», asegura.

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, criticó los «excesos intolerables» de Tardà y lo emplazó a pedir perdón, y también exigió al PP que retire lo que consideró un insulto de su homóloga popular, Soraya Sáenz de Santamaría, que acusó a los socialistas de mantener un «silencio cómplice». Pero los socialistas están divididos. El presidente de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, afirmó que la Justicia tiene que actuar ante un «disparate» que «tendrá su correspondiente valoración penal». Pero el portavoz del PSC, Miquel Iceta, consideró también un «disparate» que intervenga la Fiscalía.

La portavoz popular insistió en que el PSOE «da alas» a que se produzcan declaraciones como las de Tardà al no condenarlas claramente y exigió que sea Zapatero quien lo haga. Atribuyó la tibia reacción de los socialistas a su interés por mantener a toda costa el tripartito catalán. José Bono dijo que «ataques gratuitos e injustos» como los de Tardà «refuerzan el valor y la imagen del Rey» y que coincide con la «inmensa mayoría» de los españoles en que a don Juan Carlos «no se le puede hablar ni tratar de ese modo».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

La Fiscalía investiga el «¡muera el Borbón!» de Tardà